Caos y el rey

Caos, el líder del grupo revolucionario Vida Libre, que había intentado matar dos veces al rey, la primera vez, con una carta bomba que le quitó la vida al bufón del monarca en vez de a éste, y la segunda, con un disparo a 700 metros de distancia con un rifle de francotirador que le hizo un rasguño en la cara al soberano, se encontraba, al haber sido descubierto su plan para derribar con un lanzacohetes el avión del cabeza de la casa real, ante el pelotón de fusilamiento con una venda blanca en los ojos cuando escuchó decir a su majestad en persona un carguen, apunten, fuego. Acto seguido, Caos, tras desatarse y quitarse la venda con una facilidad pasmosa, dijo: Bien hecho, mis camaradas del pelotón, a rey puesto, rey muerto.