Poesías tristes y amargas

Las poesías

tristes

y amargas

se escriben

a mano

y en papel

blanco como la luna

con la tinta

cristalina

y transparente

de las lágrimas

moribundas

y casi muertas

que caen

y recaen

desde los ojos nublados

y tormentosos

gota a gota

y gemido a gemido

como una lluvia

cabezona

y terca

que empapa

las montañas

carnosas

y rosáceas

de nuestras mejillas

para ir a parar

como ríos del lloriqueo

y llanto

boca adentro

y allende los labios

hasta nuestras lenguas

sedientas

y hambrientas

de alegrías

y felicidades.