Caminante de las arenas

Caminar despacio

paso a paso

por la arena caliente

y soleada

de una playa desierta

y silenciosa

hasta la susurrante

y espumosa orilla

y refrescarse con calma

y en paz

la planta reseca

y enrojecida

de los pies descalzos

y arrugados

con el agua salada

y cristalina

de la mar viva

y salvaje.