Muy muy vivo

Tras más de veinte años

sin saber nada de ti

el otro día me enteré

al ver tu esquela

en el periódico

de la triste noticia

de que habías fallecido,

pero para mí

en mi corazón

sigues vivo,

muy muy vivo.

Que en paz descanses,

maestro.