Al pan, pan y…

Yo he visto

cómo la plazoleta

en la que no caben

ni cuatro gatos

se ha ido llenando de pintadas

tocapelotas,

de meteruidos cojoneros

y de balonazos explosivos

contra las paredes

y todo

para que el poeta

enemigo público

número uno

del Estado Español

pierda los papeles.

¿A que sí, Felipe VI?