No dejes…

Aunque dejes

de querer

a una persona,

no dejes

de querer

para la misma

el bien y lo mejor

que es:

la salud de hierro

en su cuerpo

y en su alma

y en sus seres queridos,

la sonrisa feliz

brillando en su cara,

el amor verdadero

en su corazón,

las necesarias amistades

a su lado,

el trabajo

en su mano

y cuanta cosa

le venga

y le siente

de maravilla.