Lo tengo clarísimo

qué escribir poesía

todos los días

me va a quitar

la vida

o me va a matar,

pero también sé

que no podría vivir

sin escribirla

y que también

me mataría

el no hacerlo.

Luego,

prefiero morir

por escribir poemas

que por no escribirlos.