Tormentas del alma

Las peores tormentas

son las anímicas

que partiendo

de la tristeza a mares,

melancolía a flor de piel

y aires de depresión

en el alma atormentada

llegan

a que te quemen

los apenados ojos

de tanto llorar

y a que las amargas lágrimas

a fuego vivo

te calen

el cabizbajo corazón

hasta los latidos dolientes.