Empieza y termina

Casi siempre

el amor

empieza

con un cruce

de bonitas miradas

que hablan

por sí solas

diciéndose

me gustas

para toda la vida

y casi siempre

el amor

termina

con un cruce

de feas palabras

que dan paso

a un largo silencio

que sin decir

ni esta boca es mía

lo expresa

todo

con un adiós

hasta la muerte.