Corazón, razón, arte y artista

Así como el corazón

tiene razones

que la razón

no entiende,

el arte

tiene motivaciones

que ni el artista

entiende.

¡Y a la inversa

tanto aquello

como esto!

Es decir,

que la razón

tiene sentimientos

que el corazón

no entiende

y el artista

tiene motivaciones

que ni el arte

entiende.

¿No?