No somos más que…

Al final

no somos

más que un árbol

al que el paso del tiempo

le ha llevado

a perder

todos sus frutos

y a que se le hayan caído

hoja tras hoja

las que había

hasta quedar deshojado

y a que tenga partidas

el conjunto de sus ramas

y a que se le haya venido abajo

como un cadáver

el tronco entero

y al que sólo le quedan

como si fueran su esqueleto

las raíces muertas

bajo tierra.