Blanca y negra

Si al morir

cuentan

quienes han visto

la cara a la muerte

que se ve una luz blanca,

al vivir

cuentan

quienes han visto

la cara de la vida

que se ve una luz negra.

Y es que la muerte

es más blanca

que una hoja de papel

y la vida

es más negra

que una noche a ciegas.