Poesía lacrimal

Las lágrimas

de mis ojos

parecen las gotas vidriosas

de una lluvia de cristales

que rasgan

de arriba abajo

el iris

verde grisáceo ceniciento

y la pupila

negra carbonosa

de los mismos

pintándolos

del color

de un amanecer

de nubes de fuego arreboladas

que parecen

las brasas sangrientas

al rojo vivo

en el corazón palpitante

de una hoguera

de llamas endiabladas

en la noche resplandeciente

de San Juan.