Arthur Schopenhauer y la felicidad

Según Arthur Schopenhauer:

“Nuestra felicidad

depende más

de lo que tenemos

en nuestras cabezas

que en nuestros bolsillos”.

¡Y es verdad,

pero es la mitad de la verdad

nada más

y nada menos

porque nuestra felicidad

no solamente depende más

de lo que tenemos

en nuestras cabezas

que en nuestros bolsillos,

sino que también depende

de lo que tenemos

en nuestros corazones!

¡Y es que nuestra felicidad

depende tanto de lo que pensamos

como de lo que sentimos

o depende tanto de nuestra cabeza

como de nuestro corazón!

¡Y no sólo nuestra felicidad,

sino que si hablamos de nuestro bienestar,

este depende también más

de lo que tenemos

en nuestras cabezas

y en nuestros corazones

que en nuestros bolsillos!

Entendiendo por bienestar

el conjunto de las cosas necesarias

para vivir bien

más que entendiendo por ello

la vida holgada

o abastecida

de cuanto conduce

a pasarlo bien

y con tranquilidad.

Y es que entre las cosas necesarias

para vivir bien

están sin duda

el tener la cabeza en su sitio

y llena de buenos pensamientos

como el tener un buen corazón

y lleno de buenos sentimientos

más que el tener un gran bolsillo

lleno de grandes billetes.

Pero lo otro,

es decir,

la vida holgada

o abastecida

de cuanto conduce

a pasarlo bien

y con tranquilidad

quizás dependa más

de lo que tenemos

en nuestrosbolsillos

que de lo que tenemos

en nuestras cabezas

y en nuestros corazones.

Y,

por último,

si entendemos bienestar

en su tercera acepción,

según la RAE,

es decir,

bienestar

como el estado de la persona

en el que se le hace sensible

el buen funcionamiento

de su actividad somática

y psíquica,

pues,

evidentemente,

el buen funcionamiento

de su actividad somática

y psíquica

depende más

del estado de su cabeza

y de su corazón

y de su cuerpo

y de su alma

que del estado de su economía

o de sus finanzas.

¿No?