La liberación de mi alma

Mi alma

que lucha a mares cada día

por liberarse de este cuerpo mío

que es su propia prisión

sabe de sobra

que la única liberación posible

le llegará

cuando a mi vida

se le presente

gritando a vivo pulmón

con su voz mortecina

la muerte

en persona.

Entonces

y sólo entonces

mi alma será libre.

Y al ser ella libre

lo seré yo también.