Vincent Van Gogh, el alma y el corazón

El pintor

que hacía poesía

con los pinceles

y el escritor

que hacía pintura

con la pluma

Vincent Van Gogh

mira lo que escribió:

“Se puede tener,

en lo más profundo del alma,

un corazón cálido,

y sin embargo,

puede ser

que nadie

acuda a él”.

¡Y así es

porque el tener un corazón cálido,

que digo yo

que Van Gogh

se referirá con la palabra cálido

a un corazón bueno,

amable,

acogedor,

etcétera,

no es garantía

de que vaya al mismo

un amor

o una amistad

o alguien!

¡Y es que el contar

con un corazón así

no asegura

que alguna persona

vaya a acudir a él,

como no asegura el que ames

el que te amen!

¡Pero si tener un corazón cálido

no garantiza que alguien

acuda al mismo,

el tenerlo cálido

sí garantiza

el acudir uno

a la persona amada

o a la amiga

o a la conocida

o a quien guste

y quiera!

Y,

por otro lado,

jugando un poco con el orden

de las palabras

que componen la idea de Van Gogh

se podría decir que:

Se puede tener,

en lo más profundo del corazón,

un alma cálida,

y sin embargo,

puede ser

que nadie

acuda a ella.

¿O no es verdad?