De tu dios y tu demonio

El día

que tu dios

y tu demonio

interiores

se cansen

de pelear

a vida

o muerte

y se fundan

en un abrazo

y se den la mano

como los caballeros

tras un duelo

acabado en tablas

podrás por fin

dormir

con la conciencia tranquila

porque estarás

en paz

contigo mismo.