Ernesto Che Guevara, la sangre y el corazón

El revolucionario en persona

o de carne y hueso

que fue Ernesto Che Guevara

se preguntó:

“¿Qué culpa tengo yo

de tener la sangre roja

y el corazón a la izquierda?”.

¡Y ninguna,

Comandante Che Guevara,

ninguna

es la respuesta!

¡Además,

es más bien al contario

porque se tenía que haber preguntado

lo siguiente:

¿Qué inocencia tengo yo

por tener la sangre roja

y el corazón a la izquierda?

¡Y toda,

Comandante Che Guevara,

toda

es la respuesta!

¡Porque tener la sangre roja

y el corazón a la izquierda

te debería de convertir más bien en inocente

que en culpable,

lo que ocurre es que el sistema imperialista

y capitalista

a quienes son inocentes

los convierte en culpables

y a quienes son culpables

los convierte en inocentes!

¡Pues eso mismo!