Churchill y el destino

Winston Churchill,

que fue un político de verbo ágil

y palabra punzante,

no sé si escribió

o si pronunció

la siguiente frase:

“Nunca llegarás a tu destino

si te paras a tirar piedras

a cada perro que te ladre”.

¡Y así es,

pero tampoco nunca llegarás a tu destino

si te paras a ladrar como un perro

a cada uno que te tire piedras!

¿No?