René Descartes y la duda metódica

René Descartes,

en latín Renatus Cartesius,

que fue un filósofo,

matemático

y físico francés

nacido en 1596 en La Haye

y muerto en 1650 en Estocolmo,

al que su padre

ya de crío

le llamaba “su pequeño filósofo”

porque día sí

y día también

se los pasaba lanzando a los cuatros vientos

preguntas

y preguntas

y más preguntas,

tiene una frase

que pertenece a su método filosófico

en cuanto hace relación

a la duda metódica

o a la duda como método

que dice así:

“Para ser un buscador real de la verdad,

es necesario que al menos

una vez en tu vida

dudes,

tanto como sea posible,

de todas las cosas”.

¡Un buscador real de la verdad!

¡Y no se refiere a Google, verdad?

¡Y para ser un buscador real de la verdad

es necesario

dudar de todas las cosas!

¡Dudar de todo

para dar con una verdad

del todo!

¡Dudar de lo que se piensa como verdadero!

¡Dudar hasta de lo que se duda que sea verdadero

o que sea falso!

¡O dicho de otro modo,

hay que dudar de todo en lo que se cree

sin llegar a creer en todo lo que se duda!

¡Puesto que de esto también hay que dudar!

¿No?

¿Sí?

¡Pues eso,

duda

y duda

y vuelve a dudar a mares

hasta que des con una tierra firme

y grites

tierra a la vista!

¿No?

¿Sí?

¡Pues eso,

que dudes de todo,

que algo queda!

¿No?

¿Sí?