Miguel Hernández, la valentía y la cobardía

En una poesía de 1937

titulada “Nuestra juventud no muere”

el pastor de cabras

nacido en Orihuela

y grandioso poeta y dramaturgo

Miguel Hernández

escribe estos dos versos que dicen así:

“Una gota de pura valentía

vale más que un océano cobarde”.

Versos que recuerdan a la famosa frase

de Isaac Newton

en la que este afirma que:

“Lo que sabemos es una gota de agua;

lo que ignoramos es el océano”,

aunque las temáticas no tienen nada que ver,

claro está.

¡Y tiene razón Miguel Hernández

porque una gota de pura valentía

vale más que un océano cobarde!

¡Ahora bien,

en mi opinión,

no hay que entender dicha metáfora

como si la gota de pura valentía

fuese la valentía de una sola persona

y el océano cobarde la cobardía de muchas personas!

Y aunque se podría leer así también

prefiero hablar de la valentía

o cobardía

de grupos de personas

y no de una persona solamente,

por ejemplo,

la valentía o cobardía

de cualquiera de las partes enfrentadas

en la Guerra civil española en 1936.

¡Dicho lo cual,

si una gota de pura valentía

vale más que un océano cobarde,

imaginad lo que vale un océano de pura valentía!

¡Y se podría expresar a la inversa expresando que:

Un océano cobarde vale menos

que una gota de pura valentía!

Y para acabar destacaría

la palabra pura

cuando Hernández escribe pura valentía

porque si la valentía es pura,

la cobardía no lo es

o es impura.

¿No?