Paul Auster y el arte

El escritor,

guionista

y director de cine estadounidense

Paul Auster

tiene un escrito

en el que hace una reflexión

sobre el arte

que me gusta de veras

y que dice así:

“El arte no va a transformar de inmediato

la sociedad.

Ni va a evitar

que los niños sufran hambre,

en ese sentido es inútil.

El arte sirve otra función,

de tipo espiritual.

Abre las mentes y corazones de las personas

a las vastas posibilidades de la vida humana.

 Hablando de las artes narrativas,

la literatura,

el teatro,

la novela,

el cine

nos conectan con otros seres humanos.

Pueden crear cambios espirituales en nosotros.

El arte siempre estará.

No puedes evitar que la gente haga arte,

porque es una necesidad humana.

Necesitamos hacer poemas,

cantar,

pintar cuadros…

Imagina el mundo sin eso,

sin música

o libros,

o danza…

es eterno,

es una necesidad,

es como la comida,

una comida espiritual.

Si no tenemos arte,

moriremos espiritualmente”.

¿Es buenísima reflexión, eh?

¡Buenísima,

pero no estoy del todo de acuerdo con ella!

¡Y es que,

en primer lugar,

el arte puede transformar de inmediato la sociedad

como puede no hacerlo!

¡Pero lo que es evidente

es que a más del arte

o de hombres artísticos

y de mujeres artísticas,

para cambiar la sociedad

hacen falta hombres y mujeres de acción

que estén dispuestos a dar su vida

por unos ideales

o por unos sueños,

es decir,

que, a más de artistas,

hacen falta para cambiar las sociedades en particular

y el mundo en general

revolucionarios y revolucionarias!

¡O dicho de otro modo,

seres humanos

de los que pasan de las palabras y de las teorías

a las acciones y a la práctica revolucionaria!

¡Pero alguien tiene que proponer la alternativa

a las sociedades actuales

y al mundo actual

y el arte y los y las artistas pueden ser quienes lo hagan

como pueden serlo las letras

o las ciencias

y sus respectivos hombres y mujeres!

¡Y estoy de acuerdo

en que el arte tiene una función espiritual,

pero precisamente porque influye en los espíritus

de muchas almas

o porque influye en el Volksgeist

o en el Espíritu del Pueblo

es por lo que el arte,

a más de una misión espiritual,

tiene la misión de cambiar el espíritu colectivo

o comunitario

o social

influyendo para ello

en el espíritu de los sujetos particulares

y de sus respectivos grupos sociales

o en el de los miembros individuales

y grupales

de la sociedad

o del mundo!

¡Y es verdad

que el arte

abre las mentes

y los corazones de las personas

a las vastas posibilidades de la vida humana

y por ello mismo

el arte

es al mismo tiempo revolucionario

o transformador

al proponer otras posibilidades de vida

o alternativas de vida

a la vida

normalmente establecida

a la fuerza

por las clases dominantes!

¡Y es verdad que las artes

nos conectan con otros seres humanos

y por ello mismo

o porque establece lazos de solidaridad

y de acción

entre los hombres y mujeres

es por lo que al mismo tiempo

es tan revolucionario el arte!

¡Y es verdad

que el arte puede crear cambios espirituales,

pero a más de poder

los tiene que crear!

¡Y es verdad que el arte siempre estará

y que no se puede evitar que la gente haga arte

y que es una necesidad,

pero por la misma razón que es una necesidad

se trata de una necesidad

que requiere su satisfacción

y satisfacer la necesidad del arte,

a más de un ejercitar el espíritu,

tiene que ser poner en movimiento

las distintas partes,

o al menos algunas partes,

del cuerpo social

para que la cabeza

y el corazón

y el cuerpo

y el alma

de la sociedad

o del mundo

caminen hacia el cambio revolucionario

y su realización!

¡Y es verdad que el arte es una comida

o un alimento espiritual

y que si no tenemos arte,

moriremos espiritualmente,

pero también moriremos

y no solo espiritualmente,

sino corporalmente también,

si no realizamos

los sueños que nos proponen las artes!

¡Y digo que moriremos

porque el sistema mundial predominante

que es el sistema capitalista

mata!

¡Y mata de diferentes maneras

que van desde el ámbito laboral

al económico

pasando por el cultural,

ecológico

o político

y demás!

¡Luego,

el arte nos ofrece la oportunidad

no solamente de no morir,

sino de vivir una vida nueva

y mejor!

¿No?