Arthur Schopenhauer, la vida y la muerte

El gran filósofo

Arhur Schopenhauer,

a quien la vida

no le gustaba,

la verdad sea dicha,

escribió sobre la misma lo siguiente:

“En la temprana juventud

nos sentamos ante la vida

que tenemos por delante

igual que niños

ante una escena teatral,

esperando con alegría

y excitación

las cosas que han de venir.

Es una suerte que no sepamos

lo que realmente llegará.

Pues a quien lo sabe,

en ocasiones

 los niños le pueden parecer

delincuentes inocentes

que están condenados,

no a la muerte,

sino a la vida,

aún cuando no hayan oído

aún el contenido

de su sentencia.

Sin embargo,

todos desean para sí

una edad avanzada,

es decir,

un estado el que se dice:

Hoy es malo,

y cada día será peor,

hasta que llegue lo peor de todo”.

¡Y no estoy de acuerdo

porque en la temprana juventud

no miramos la vida como los niños,

entre otras razones

porque sabemos de sobra,

a diferencia de los mismos,

cómo termina la vida

o lo que ha de venirnos

y sucedernos,

que no es sino la muerte!

¿Y qué es eso de estar condenados,

tanto o más que a la muerte,

a la vida

en la que la muerte ha de suceder?

¡La vida no es una condena

aunque termine en la muerte,

sino que es una suerte el poder vivirla

aunque una de las cosas que al final de la misma

vayamos a vivir

sea la muerte!

¿Y qué es eso de que deseamos

una edad avanzada

o un estado

en el que hoy es malo,

y cada día será peor,

hasta que llegue lo peor?

¡Porque,

evidentemente,

deseamos una edad avanzada,

pero una edad avanzada

estando relativamente bien

para la edad que tengamos

en tanto que sabemos que el cuerpo

envejece

y que enferma!

¡Y,

por otro lado,

no por llegar a una edad avanzada

el hoy tiene que ser malo,

ni cada día tiene que ser peor,

hasta que llegue lo peor!

¡Y es que lo que Schopenhauer ve como lo peor,

que es el final de la vida

o el comienzo de la muerte,

puede ser lo mejor

para quien ya ha vivido

cómo y cuánto quería vivir!

Además,

¿no es una contradicción hablar de la condena de vivir

y de la sentencia a muerte

y ver la muerte como lo peor!

¡Y es que si la vida es una condena

y estamos sentenciados a vivir la muerte,

la muerte es lo que tenía que ocurrir

y no algo bueno

ni malo,

sino que el ver la muerte

como algo malo

o como algo bueno

es un juicio de valor!

¡Y,

al mismo tiempo,

si sabemos que la vida nos depara la muerte,

no sabemos si la muerte nos depara la vida

y como no lo sabemos

o como no sabemos

a fin de cuentas

lo que la muerte es,

no se puede decir

que es una sentencia

o condena

o lo peor!

¡Porque igual es lo mejor!

¿Hay alguien que lo sepa acaso

a ciencia cierta?

¿No, no?

¡Pues entonces

no se puede decir

que la vida es una condena

y que estamos sentenciados a vivir lo peor!

¡Y,

haya vida o no tras la muerte,

lo cierto es que la vida no es una condena

ni una sentencia a vivir la muerte,

sino que es una oportunidad para aprovechar la vida

y vivirla a muerte!

¿No?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s