Vincent Van Gogh y el color

El pintor de tonalidades vivas

Vincent Van Gogh

escribió sobre la coloración

lo siguiente:

“Lo que el color es en un cuadro

el entusiasmo es en la vida”.

¡Y tiene mucha razón en lo que dice!

¿Pero has pensado

en qué significa la palabra entusiasmo?

En su primera acepción,

según la RAE,

hace referencia

a la exaltación

y fogosidad del ánimo,

excitado por algo que lo admire

o cautive.

¡Y así como el color nos cautiva

y nos hace mirarlo

y remirarlo

y admirarlo,

en la vida es vital

el contar con algo

que nos admire

o cautive,

es decir,

con algo que nos entusiasme!

¿O no?

Y quizás por ello

el genial Vincent Van Gogh

nos dejara escrito que:

“Admira tanto como puedas.

La mayoría de la gente

no admiran lo suficiente”.

Dicho lo cual,

a lo que quiero llegar

es a que en su quinta acepción

la palabra entusiasmo

hace referencia

a la inspiración fogosa

y arrebatada del escritor

o del artista,

y especialmente del poeta

o del orador.

Pues bien,

cuando un poeta está entusiasmado

en este sentido

o cuando está fogosamente inspirado

es como si la lluvia de ideas

cayese

en lugar de gota a gota

o en lugar de a cuentagotas

a mares

y a mares

y a mares.

Y es que ese entusiasmo poético

o esa fogosa inspiración

parecen un estado natural

y universal

y divino y celestial

en el que el poeta

está conectado

con la inteligencia natural

y cósmica

y endiosada y divinizada.

Es decir,

pareciera

que son la misma Naturaleza

y el mismo Universo

y el mismísimo Dios

o el Ser Creador de todo

quienes hablasen

a través del poeta

o como si el poeta hablase

por medio de su escritura

en nombre de la Natura

y del Cosmos

y de Dios

o del Ser Creativo.

Y lo que resulta de este estado de inspiración

es que tanto o más que ensimismado

el poeta pareciera estar extasiado

o alterado,

es decir,

que tanto o más que recogido

en la intimidad de sí mismo

y desentendido del mundo exterior

el poeta pareciera estar

en un estado no sólo

de inquietante atención

a lo exterior

y sin sosiego ni intimidad,

sino de éxtasis

o de unión del alma

con la Naturaleza

y con el Universo

y con Dios

o con el Ser Creador

gracias a la contemplación

y al amor

y al hecho de dejar en suspenso

o anulados

todos los sentidos.

¡No sé si me explico,

pero se trata de un estado

en el que la palabra,

los versos

y la poesía en sí

fluyen desde el principio

hasta el final

como generalmente lo ríos

lo hacen

desde la montaña

hasta la mar!

¡Y es que es en ese estado anímico

y poético

y artístico

en el que se cierra el círculo

y las poesías salen redondas!

¡Redondas porque

la forma y el fondo de las mismas

son un concierto poetizado!

¡Y,

con esto acabo,

es que lo que la forma y el fondo

o la apariencia y la esencia

son en la poesía

son los sueños

y el deseo de hacerlos realidad

en la vida!

¡Porque una vida sin sueños

y sin las ganas de realizarlos

es una vida muerta,

mientras que con ellos

y el querer convertirlos en algo real

la vida es una vida viva!

¿O no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s