De dioses, demonios y hombres

Primero,

veamos qué dicen

unos cuantos autores

de primera

sobre Dios

y sobre el demonio

y sobre el hombre

y después

o entretanto iremos haciendo comentarios

o puntualizaciones.

Así que sin más dilaciones

empezaremos por Fiódor Dostoyevski

que en su novela “Los hermanos Karamazov”

pone en boca de uno de sus personajes lo siguiente:

“El hombre inventó a Dios.

Pero no es eso lo extraño,

ni tampoco es prodigioso que Dios

existiera realmente;

lo extraño es que semejante idea

haya podido surgir en el cerebro

de un animal tan feroz

y maligno como el hombre

ya que es una idea tan sagrada,

tan conmovedora,

tan profundamente sabia

y que tanto honra al hombre”.

Y piense o no Dostoyevski

como piensa su personaje,

la verdad es que este

parte de la idea de que el hombre creó a Dios

y no de que Dios creó al hombre.

Y la contradicción radica en decir

no tanto que no es extraño

que el hombre creara a Dios

como en decir que

tampoco es prodigioso que Dios

existiera realmente

porque si Dios existiera realmente,

sería Dios quien ha creado al hombre

y no el hombre quien ha creado a Dios.

¿O no es así?

¡Y lo siento,

pero si no sabemos si Dios existe o no,

no se puede decir del mismo

que lo ha creado el hombre

o que es una idea del hombre!

¡Y también lo siento,

pero no se puede afirmar tampoco lo contrario

porque si no sabemos si Dios existe o no,

no se puede decir del hombre

que lo ha creado Dios

o que es una idea de Dios!

¿O no es así?

Y por último,

si que el hombre haya creado a Dios

o que haya llegado a concebir la idea de Dios

es lo extraño

porque es extraño que semejante idea

haya podido surgir en el cerebro

de un animal tan feroz

y maligno como el hombre

y si la idea de Dios es una idea tan sagrada

y conmovedora,

y sabia

y que tanto honra al hombre,

la verdad

es que no se puede afirmar lo contrario.

Es decir,

si no es el hombre quien ha creado a Dios,

sino que es Dios quien ha creado al hombre

lo extraño es que la idea del hombre

o de un animal tan feroz

y maligno

como él

haya podido surgir en un ser tan divino

y perfecto como Dios

porque la idea del hombre

es una idea tan demoníaca

y tan aterradora

y tan de ignorancia

y que tanto deshonra a Dios

que más que haber sido creado por Dios

el hombre pareciera creado por el mismísimo demonio.

¿O no es así?

Y lo sea o no,

veamos cómo también en este caso

Dostoyevski

escribe lo siguiente:

“Creo que el diablo no existe,

pero el hombre lo ha creado,

lo ha creado a su propia imagen y semejanza”.

¡Lo cual es una contradicción

porque no se puede decir que

creo que el diablo no existe

y decir al mismo tiempo

que el hombre lo ha creado

a su propia imagen o semejanza!

¿Porque en qué quedamos?

¿En que no existe el demonio?

¿O en que ha sido creado por el hombre

a su propia imagen y semejanza?

¡Y con el diablo pasa lo mismo que con Dios,

que como tampoco sabemos si existe o no,

no se puede afirmar ni que el hombre

ha creado al diablo,

ni que el diablo

ha creado al hombre!

¡Pero visto cómo es el hombre

y suponiendo que Dios y el demonio existan,

uno no sabe si pensar si el hombre

es el hijo de Dios

o si es el hijo del demonio!

¡Y si me preguntan a mí,

que no creo ni en Dios,

ni en el diablo

y que creo que tanto al uno

como al otro

los ha creado el hombre

a su propia imagen y semejanza,

lo que diría

es que hay hombres divinos

como los hay demoníacos!

¡Y los demoníacos son los hombres que adoran al dios dinero

y al dios de la guerra y las armas

y a tantos y tantos otros malvados dioses

que en lugar de dioses

diría que son los demonios del dinero

y los demonios de la guerra y las armas,

etcétera!

¡Y si estos son los hombres demoníacos,

los hombres divinos son los que adoran a los dioses de la libertad

y a los de la igualdad

y a los de la paz

y a los de la justicia,

etcétera!

¿O no es así?

Y lo sea o no,

dejemos aquí a Dostoyevski

y veamos cómo Edgar Allan Poe

escribe lo siguiente:

“El demonio del mal

es uno de los instintos primeros

del corazón humano”.

¡El demonio del mal

y del odio añadiría!

¿O es más bien el dios del bien

y del amor

el primer instinto

del corazón humano?

¡Yo ahí lo dejo,

pero no sin decir

que en algunos corazones

el demonio del mal

y del odio

es el instinto predominante,

mientras que en otros corazones

lo es el dios del bien

y del amor!

¡Eso sí,

tanto en unos como en otros corazones

se dan al mismo tiempo

el demonio del mal

y del odio

y el dios del bien

y del amor!

¡Y no sólo se dan al mismo tiempo en todos los corazones,

sino que toda la vida

no es sino una pelea a vida a muerte

en todo corazón

entre el demonio del mal

y del odio

y el dios del bien

y del amor!

¿O no es así?

Y lo sea o no,

dejemos aquí a Edgar Allan Poe

y veamos cómo G. K. Chesterton

escribe lo siguiente:

“¿Es usted un demonio?

Soy un hombre.

Y por lo tanto

tengo dentro de mí

todos los demonios”.

¡Lo cual es verdad,

pero es una media verdad

porque todos tenemos dentro de nosotros

no solamente a todos los demonios,

sino a todos los dioses,

como hace unos versos

acabamos de apuntar!

¿O no es así?

Pero no es solamente que cada cual

tiene dentro de sí

a todos los demonios

y a todos los dioses,

sino que cada cual

aparte de dentro de sí

también los tiene fuera de sí

al tenerlos a su vez

en el resto del mundo

o en el resto de las almas vivientes.

¿O no es así?

Y lo sea o no,

dejemos aquí a G. K. Chesterton

y veamos cómo Arthur Rimbaud

en un texto titulado “Noche del infierno”

escribe,

tras decirnos que ha bebido un veneno

que le quema las entrañas

y que es el infierno

y la pena eterna,

lo siguiente:

“¡Y esto sigue siendo la vida!

¡Si la condenación es eterna!

Un hombre que se quiere mutilar

está bien condenado,

¿no es así?

Yo me creo en el infierno,

luego estoy en él.

Esto es el catecismo realizado.

soy esclavo de mi bautismo.

Padres,

habéis hecho mi desgracia

y la vuestra.

¡Pobre inocente!

El infierno no puede atacar a los paganos.

¡Esto sigue siendo la vida!”.

¡Casi nada, eh!

¡Y es un fragmento porque el texto

es de los de agárrate que viene curva

y recta después al infierno

o al cielo!

¡Y sólo voy a decir una cosa

y es que no es verdad

que quien se cree en el infierno

esté en el mismo!

¡Porque a más de sentirse

y de pensarse

y de creerse en el infierno,

hay que actuar como un demonio

para estar en él!

¡Y es que el infierno son las malas ideas

y las malas acciones

y las malas conciencias

y la culpa

y el remordimiento

y cosas semejantes!

¿O no es así?

Y lo sea o no,

dejemos aquí a Arthur Rimbaud

y veamos como Charles Bukowski

escribe lo siguiente:

“Yo no soy como otras personas.

Me estoy quemando en el infierno,

en el infierno que soy yo mismo”.

¡Y es verdad

y es la misma idea

que llevamos defendiendo en todo el poema!

¡Pero es la media verdad!

¡Porque uno

unas temporadas

se está quemando en el infierno

que es el mismo

porque es un pobre diablo a la vez

y otras temporadas

se está refrescando en el cielo

que es el mismo

porque es un rico Dios a la vez!

¡Y el quemarse en el infierno

que es uno mismo

y ser un pobre diablo

o refrescarse en el cielo

que es uno mismo

y ser un rico Dios

va a depender

de si es el demonio del mal

y del odio

quien se impone al Dios del bien

y del amor

en la batalla que se da dentro del corazón

de cada cual

o a la inversa!

¿O no es así?

Y lo sea o no,

dejemos aquí a Charles Bukowski

y veamos,

para acabar,

cómo Julio Cortázar

escribe lo siguiente:

“Mira,

sólo hay un medio

para matar a los monstruos:

aceptarlos”.

¡Y es verdad!

¡Pero es la media verdad

porque no solamente se trata de matar a los demonios

aceptándolos,

sino de dar vida a los dioses

haciéndoles que latan en nuestros corazones!

¿O no es así?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s