Filosofando con Julio Verne

El escritor archiconocido

por inventar el libro de viajes

o de aventuras viajeras

y por utilizar en sus obras

la ciencia como la ficción

y que se anticipó a su tiempo

al emplear en sus obras inventos

todavía no producidos

y me estoy refiriendo,

claro está,

al escritor,

poeta

y dramaturgo francés

Julio Verne

escribió lo siguiente:

“El viaje más maravilloso

no es al centro de la tierra

o a los confines del universo,

sino al fondo de uno mismo”.

¡Y, en mi opinión,

es una gran verdad,

pero es una gran verdad a medias

y luego explico el porqué

es una gran verdad a medias

ya que ahora me voy a centrar

en destacar la mitad verdadera

de dicho pensamiento!

Y es que ya el gran filósofo

y pensador

Heráclito de Éfeso dijo

en uno de sus aforismos que:

“Nunca encontrarás

los límites del alma

por mucho que la recorras caminando”

y en algunas traducciones se añade que

“tan insondable es su logos”

y en otras que

“tal es su profundidad”.

Pero el caso es que tiene la mitad de la razón

Julio Verne al decir

que el viaje más maravilloso

es al fondo de uno mismo

porque dicho fondo

es nada más

y nada menos

que su alma

que es el principio vital de las personas

o el principio que vivifica al cuerpo humano.

Y el alma es tan insondable

o tan profunda

que es tan infinita

como el universo

en caso de que este sea infinito

o más que el universo

en caso de que este sea finito.

Por tal razón,

es mas maravilloso viajar al fondo

de uno mismo

que a los confines del universo.

Y, por otro lado,

es un viaje más maravilloso

que el viaje al centro de la tierra

porque es un viaje al centro

de la persona

o del ser humano.

Un viaje al fondo de uno mismo

o a la propia alma,

que para Platón,

por ejemplo,

el alma

es inmortal

aunque esté encerrada en el cuerpo humano.

¿Me explico hasta aquí, no?

¡Pues ahora voy a explicar

porqué decir que el viaje

más maravilloso

es ese viaje al fondo de uno mismo

es una gran verdad a medias!

¡Y es que viajar al fondo de uno mismo

es la mitad del viaje más maravilloso,

porque el viaje entero

es viajar,

a más de al fondo

de uno mismo,

a la forma de uno!

Es decir,

no sólo a su alma

o a su espíritu,

sino a su materia

o a su forma corpórea.

Y es que no es lo mismo,

si se entiende la metáfora,

viajar sólo al fondo de una poesía

que hacerlo también a su forma.

¡Pues con las personas

ídem de ídem

o igual igual!

¡Y es que las personas

somos una forma con un fondo

y a la inversa

o un alma con un cuerpo

y a la inversa!

¿Me explico hasta aquí, no?

Pues para acabar decir

lo que sigue de todo ello

y es que el viaje más maravilloso

es el viaje al cuerpo y al alma

o a la forma y al fondo

de la persona humana.

Viaje,

por cierto,

que puede empezar por el cuerpo

o la forma

para acabar en el alma o el fondo

o a la inversa.

¿O no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s