Atacando a Séneca

Séneca el Joven

nos dejó escrito para la historia

una de esas sentencias,

en mi opinión,

demasiado categóricas

y muy poco abiertas por él mismo

a la crítica o a ponerlas en duda

y es que afirmó que:

“Aquel quien teme a la muerte

nunca hará nada digno

de un hombre vivo”.

¡Y es que ese nunca,

nunca,

nunca hará nada digno

de un hombre vivo

chirría

porque se puede temer a la muerte

o respetarla cuando menos

y llevar a cabo obras y acciones

dignas de un hombre vivo!

¿O no?

¿Pero qué ocurre con quien

en lugar de temer a la muerte

teme a la vida?

Pues se puede inferir por lo dicho por Séneca

en la sentencia anterior

que también en este caso sentenciaría

que quien teme a la vida

nunca hará nada digno

de un hombre vivo.

¡Y se le podría decir lo mismo

que en el caso anterior,

es decir,

que ese nunca,

nunca,

nunca hará nada digno

de un hombre vivo

chirría

porque se puede temer a la vida

o respetarla cuando menos

y llevar a cabo obras y acciones

dignas de un hombre vivo!

¿O no?

Dicho lo cual,

en mi opinión,

cuanto menos se tema tanto a la vida

como a la muerte

más fácilmente se realizarán

obras y acciones

dignas de un hombre vivo.

Pero aún temiendo a la vida

como a la muerte

o respetándolas cuando menos

también se pueden realizar

obras y acciones

dignas de un hombre vivo.

¿O no?

¡Pues eso mismo!

¡Eso!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s