Albert Camus y la vida

El premio Nobel de Literatura

Albert Camus

en su ensayo filosófico titulado

“El mito de Sísifo”

y en el que la pregunta fundamental del mismo

es si la vida merece la pena o no

de ser vivida

y si tiene, por lo tanto,

un sentido o no la existencia

y si en caso de no tenerlo

cobra sentido el suicidio,

en este ensayo como digo

escribe Camus lo siguiente:

“Veo que muchas personas mueren

porque estiman que la vida

no vale la pena de vivirla.

Veo otras que,

paradójicamente,

se hacen matar por las ideas

o las ilusiones

que les dan una razón para vivir”.

¡Y de hecho así ocurre!

¡Porque hay gente

para quien

la vida no merece la pena de vivirla

y que no le encuentra ningún sentido a la misma

y hay gente

para quien vivir

merece la pena

y tiene sentido precisamente

en dar la vida

o morir

por unas ideas…!

¡Y de hecho así ocurre!

Pero lo que quiero destacar

allende de que me parecen

legítimas ambas posturas

porque la vida es de cada cual

y cada cual tiene que tener

la libertad de decidir

si quiere vivir o no

o si quiere vivir arriesgando

o dando

la propia vida por unos ideales,

lo que quiero destacar,

como digo,

es que muchos escritores

y pensadores

pecan por la misma razón

o tropiezan en la misma piedra.

¡Y me explico!

La pregunta fundamental

que hay que responder

no es si la vida

tiene o no sentido

en singular,

sino que como no hay una vida

y en tanto que hay vidas a mares

lo que hay que hay que hacer

es responder

poniendo de manifiesto

que la vida no es que tenga o no un sentido,

sino que las vidas tienen sentidos

y que la vida no es que no tenga un sentido,

sino que las vidas no tienen sentidos.

¡Y es que como el sentido o no

a la vida de cada cual

se lo otorga cada cual

hay que hablar,

como digo,

no de un sentido de la vida,

sino de los sentidos de las vidas

y de la falta de los mismos

de las mismas!

Y por otro lado,

el existencialismo no puede reducirse

a preguntarse por una de las caras

de la existencia

que sería la de la vida,

o mejor dicho, las vidas,

sino que tiene que preguntarse

sobre su otra cara

que sería la de la muerte,

o mejor dicho, las muertes.

Y acto seguido preguntarse

sobre las posesiones o faltas de sentidos

de las vidas y las muertes.

O si se entiende la metáfora,

después de preguntarse por los sentidos

o no

de las poesías,

hay que preguntarse

por los sentidos

o no

de los poemas.

¿No os parece?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s