Hay veces y es que hay veces

Hay veces

en que el corazón

se rompe como nunca

y los latidos

ya por nada del mundo

son como siempre.

Y es que hay veces

en que uno

tiene que vivir

con un corazón muerto

de por vida.

¡Muerto!

¡De por vida!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s