La planta de la dicha

Cuando ya hayas llorado

todo lo que tenías por llorar

y ya no llores más

con cada una de tus lloradas lágrimas

riega la planta de tus risas y tus sonrisas

y con el brillo de luz

de tus aclarados ojos secos

haz que la planta dicha de la dicha

florezca riente y sonriente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s