Ojos, mirada, cabeza, corazón, cara y alma

Tengo los ojos

a ratos con un sirimiri

y a ratos con un aguacero

de gotas

y gotas

y más gotas de lágrimas.

Y tengo la mirada perdida

y la encuentro sin mirar a nada más

que a una no buscada tristeza existencial.

Y tengo la cabeza cabizbaja

y viendo el paso a paso

de mi apenado caminar.

Y tengo el corazón

entre unas zarzas de dolor

y las espinas de un cactus de desesperación.

Y tengo la cara hecha un poema

palabra a palabra

por los versos de la amargura

de mi alma.

Y es que ya no sé si soy

un muerto viviente

o un vivo muriente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s