La espada de Damocles y Carpe Diem

En la corte del rey Dionisio “El Viejo”,

sanguinario tirano de Siracusa,

había un gran adulador

y envidioso del rey

y de su vida

llamado Damocles.

Pues bien,

llegadas a oídos del rey

tales adulaciones envidiosas

y los mismísimos deseos de Damocles

por ser rey,

este,

el rey tirano,

le ofreció cambiar los papeles por un día

a Damocles

de modo que Damocles fuese el rey reinante.

Hecho ante el cual

Damocles accedió sin saber

que en un banquete organizado para tal día

sobre su cabeza pendía

una afilada espada

atada del techo

por un único pelo

de crin de caballo.

Y al mirar hacia arriba Damocles

y caer en la cuenta

del inminente peligro de muerte

para su vida

abandonó para siempre

los deseos

y el sueño de ser rey.

Pues bien,

toda esta larga explicación

no es más que para poner en situación

y dar sentido

a la siguiente metáfora

que dice que

la muerte

es como una gran espada de Damocles

preparada para caer sobre nuestras cabezas

en el lugar menos pensado

del más o menos largo

o más o menos corto

camino

que es la vida.

Por lo tanto,

aunque sepas

que un día la espada de Damocles

o que la parca con su guadaña

acabará con tu vida

ese mismo hecho

te tiene que llevar a saber apreciar

lo que tiene de valor inigualable

el camino de la vida

y a disfrutar al máximo

de todos los pasos del mismo,

desde el primero

hasta el último,

y a pesar de que a lo largo

y ancho del camino

habrá momentos buenos

y malos

y mejores

y peores.

Así que,

Carpe Diem,

amigas y amigos,

Carpe Diem.

¡Y que la salud nos acompañe!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s