Cosas del corazón

Hay días

que tengo el corazón

frágil y sensible

y cerrado y recogido

sobre sí mismo

como los delicados pétalos de una flor

silvestre y natural

en un terreno primaveral

y hay otros días

que tengo el corazón

irrompible e insensible

y abierto y desplegado

en el campo de batalla

como un ejército de guerreros

heroicos espartanos

luchando a vida o muerte

hasta el último latido

de la existencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s