Hazte un favor

Hazte un favor

si quieres vivir una vida buena,

sana

y feliz.

Acuéstate en la cama

cuando estés cansado

y levántate de la misma

cuando hayas descansado.

Y no dejes de soñar

y menos de creer

en que los sueños

luchando

se pueden hacer realidad.

Y cuando abras los ojos

mira todo como si no lo hubieras visto

en la vida

y como si fuese la última vez que lo fueras a ver

antes de la muerte.

Y escucha tus latidos

y vive al ritmo de los mismos

y al mismo tiempo

haz que tu corazón lata

al ritmo de la buena vida.

Y respira

y respira

y no dejes de respirar

el aire de la naturaleza

o el de los campos

y los bosques

y las montañas

y los mares.

Y piensa que no tenemos una vida,

sino que cada segundo

es una vida nueva

y que no se trata de vivir

más o menos segundos,

sino mejores a ser posible

y si no buenos buenos.

Y llévate bien contigo

y con el resto del mundo.

Y háblate

y escúchate

y háblale

y escúchale,

que es la única forma de entenderse

y de aprender

y de encontrarle un sentido a la vida.

Sentido

que no es solamente vivirla,

sino convivirla con todo el universo.

Y toma el sol

y báñate en las aguas marinas

y atrapa con tus pulmones todo el aire del mundo

y sobretodo del cielo.

Y si te gusta estar solo,

que no te disguste estar acompañado

y a la inversa.

Y si quieres amar y que te amen,

ama para que te amen

y no esperes a que te amen para amar.

Y sé buen amigo

de tus amigos y amigas

e intenta serlo hasta de tus enemigos

y enemigas.

Y cuida de tus padres

tan bien o mejor

de lo que te hayan cuidado ellos.

Y haz el loco cuerdamente

y haz el cuerdo locamente.

Y baila

y canta

y lee

y escribe

y pinta

y dibuja

y haz esculturas

y cuantas más artes domines

mejor que mejor.

Y da los buenos días

y las buenas tardes

y las buenas noches.

Y di lo siento

y pide perdón,

si lo haces mal.

Y brinda las gracias,

si te hacen el bien

o un favor

o te ayudan cuando lo necesitas.

Y ve mundo

porque tienes todo el mundo para ver,

pero no te olvides de mirar al cielo

y a las estrellas

y a la luna

y a las nubes

y a los relámpagos y a los truenos

y a las demás maravillas celestiales.

Y por ultimo,

mírate todos los días en el espejo de tu alma

y en el de las almas de los demás

y si no te gusta

la imagen que de ti ves,

cambia

y recambia

hasta ser no sólo como quieres ser,

sino quien tienes que ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s