El corazón y el pollo

El corazón es como el pollo

dando vueltas en el asador

de una cervecería.

Y es que al corazón al igual que al pollo

no hay que hacerlo de más

porque se pone duro

ni tampoco hay que hacerlo de menos

porque se queda blando.

Luego al corazón como al pollo

hay que ponerlos al fuego

el tiempo justo.

¡Ni más,

ni menos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s