Peón, obrero y proletario

Si te digo la verdad

yo que me pierdo contando las horas

que dedico a escribir

y que estoy casi todo el día

y muchos días hasta casi toda la noche,

por no decir toda,

escribiendo

más que un poeta,

me considero un peón de la palabra

y un obrero de los versos

y de la poesía.

O mejor dicho,

me considero

un proletario de la literatura poética

porque el proletariado es la parte más avanzada,

concienciada

y que más pelea de la clase obrera.

¡Tanto que es capaz de perder la vida

por ganársela!

¡Por ganar una vida de verdad!

¡Y yo que ya he sido un escritor obsesivo compulsivo

que me llevó la actividad literaria hasta la enfermedad mental!

¡Y yo que he sufrido un ataque al corazón

en parte por la vida sedentaria

al estar tantas horas sentado

y tantas horas fumando cigarros escribiendo

y tanto tiempo trabajando con la argamasa de las palabras

y con el cemento de los versos

también estoy dispuesto a morir por la poesía

para que aunque probablemente no vaya a vivir de ella en vida,

ella, mi poesía, viva el día de mañana de mi esfuerzo

y de mi sacrificio que es debido

a que soy la mano de obra de la poesía!

¡La mano de obra de la poesía!

¡La mano de obra!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s