Lo mejor, lo bueno, lo peor y lo malo

Hay una frase de Voltaire,

que también se la he leído a Sigmund Freud

y a Alexandre Dumas,

que dice lo siguiente:

“Lo mejor es enemigo de lo bueno”.

Frase que se conoce como la “Falacia del Nirvana12

y que consiste en rechazar lo bueno

al compararlo con lo mejor.

O dicho de otra manera,

el querer conseguir lo mejor

en demasiadas ocasiones nos lleva

a que no consigamos no ya lo mejor,

sino ni siquiera lo bueno.

Dicho lo cual,

también he escuchado la frase a la inversa.

Por ejemplo,

a Stephen Covey que dice que:

“A menudo lo bueno es enemigo de lo mejor”.

Y puede ser no sólo porque lo bueno envidie a lo mejor,

sino que podría considerarse como la inversa

de la “Falacia del Nirvana”

puesto que el querer conseguir lo bueno

nos impida conseguir lo mejor.

Dicho lo cual,

¿qué ocurre si a ambos pensamientos les decimos

y a la inversa?

¡Veamos!

Por un lado tendríamos que

lo peor es amigo de lo malo

y por otro lado,

que lo malo es amigo de lo peor.

Y lo peor es amigo de lo malo

porque lo peor ya es malo de por sí

e incluso peor que malo.

Y el querer conseguir lo peor

no sólo no nos impide conseguir lo malo,

sino que nos puede llevar a conseguir hasta lo peor.

Y lo malo es amigo de lo peor

porque lo malo lleva en sí mismo

o es parte de su esencia

el querer ser peor

o más malo que lo malo que ya es.

Luego lo malo es amigo de lo peor.

Y el buscar lo malo

no sólo no nos impide el lograr lo malo,

sino que nos puede llevar a lograr lo peor.

Dicho lo cual,

para hablar apropiadamente

diría que tanto lo mejor como lo bueno

son enemigos de lo peor y de lo malo.

¡Y a la inversa!

¡Y a la inversa!