“Al perderte yo a ti” de Ernesto Cardenal

Hay un poema escrito por Ernesto Cardenal

titulado “Al perderte yo a ti” que dice lo siguiente:

“Al perderte yo a ti, tú y yo hemos perdido;

yo porque tú eras lo que lo que yo más amaba

y tú porque yo era el que te amaba más.

Pero de nosotros dos tú pierdes más que yo:

porque yo podré amar a otras como te amaba a ti

pero a ti no te amarán como te amaba yo”.

¡Y siento decirlo pero tiene un tufo a prepotencia masculina

el poema que echa para atrás!

¡Porque veamos!

¡Evidentemente cuando se rompe o se acaba una relación

ambas partes pierden!

¡Pero no es sólo al perderte yo a ti, tú y yo hemos perdido,

sino que es también al perderme tú a mí, tú y yo hemos perdido!

¿No?

¿Estamos de acuerdo, no?

Y dice que han perdido diciendo:

“yo porque tú eras lo que lo que yo más amaba

y tú porque yo era el que te amaba más”.

Pero podía también haber dicho

yo porque yo era lo que tú más amabas

y tú porque yo era el que te amaba más.

Y es que así ambos estarían en pie de igualdad

porque lo que ambos pierden es el amor del otro.

Y acaba el poema diciendo que:

“Pero de nosotros dos tú pierdes más que yo:

porque yo podré amar a otras como te amaba a ti

pero a ti no te amarán como te amaba yo”.

Pero podía haber dicho lo siguiente

que es precisamente lo contrario que lo que dice:

Pero de nosotros dos yo pierdo más que tú:

porque tú podrás amar a otros como me amabas a mí

pero a mí no me amarán como me amabas tú”.

Y es que el poema peca desde el mismo título

al titularse “Al perderte yo a ti”

porque se podía haber titulado

al mismo tiempo y al perderme tú a mí.

Y peca a su vez porque está visto desde el punto de vista del hombre

y no del de la mujer.

Y una relación de pareja no es solamente

lo relativo a una de las partes,

en este caso lo relativo al hombre,

sino a las dos,

al hombre y a la mujer,

y es desde este perspectiva

desde la que tenía que haber escrito el poema

Ernesto Cardenal para no sacarle los colores

o para no buscarle las cosquillas

como lo hemos hecho.

¡Ni más,

ni menos!