Con Alejandra Pizarnik

Me gustaría haber hecho el amor

con sangre, sudor y lágrimas

con Alejandra Pizarnik en París

tras ingerir mano a mano ambos

pastillas para dormir a mares

y caer muertos del sueño juntos

para toda la vida

en el lecho de la muerte.