De barro

Soy como una estatua

desde los pies a la cabeza

de barro

cuyas lágrimas,

tanto por sus malas acciones,

tristezas,

sufrimientos

y penurias

como por la inhumanidad,

antinaturalidad

e injusticias del mundo,

la desbarran

hasta convertirla

en un charco de barro.