Como una fotografía

Cada vez más días

y cada vez más noches

no solamente me siento

como una fotografía antigua del que era,

sino como el negativo de la misma

en una placa de vidrio de las de antaño

que se ha caído al suelo

y que en el mismo se ha quedado

roto en mil pedazos de cristales pequeñitos.