Isabel Allende y el punto g

En una frase

que me ha recitado

un buen familiar

de memoria

y a la que le voy a dar

la estructura poética

Isabel Allende dice:

“Para las mujeres

el mejor afrodisíaco

son las palabras,

el punto g está en los oídos,

el que busque más abajo

está perdiendo el tiempo”.

¡El punto g está en los oídos!

¿Lo habéis oído?

Y entonces,

una sorda

¿no tiene punto g?

¿Me habéis oído?

Pero a pesar

de refutar el argumento de cabo a rabo,

le voy a dar parte de razón.

Y digo parte porque el punto g

no depende solamente del sentido del oído,

sino que también

está en el sentido de la vista

y en el gusto

y en el tacto

y en el olfato

y en otros miles de sentidos,

si los hay.

¿O a una mujer no le puede tocar el punto g

una mirada?

¿O un sabor?

¿O una caricia?

¿O un aroma?

¿Me habéis oído?

¡Pues eso,

Isabel Allende,

pues eso!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s