Archivos Mensuales: septiembre 2020

Yo no sé si tú

Yo no sé si tú

estás loco de atar

o de remate

o mal de la azotea

o como una cabra

o mal del ala

o si se te han fundido los plomos

o si has perdido la cabeza

o si te has quedado sin juicio

o si pierdes aceite

o si ya no te quedan neuronas

o si estás para ingresar

o si has perdido el control

o si has extraviado la razón

o si estás en las nubes

o si tienes pájaros en la cabeza

o si te falta algún tornillo

o si estás en Babia

o empanado

o si has perdido el norte

o si tienes o no los pies sobre la tierra

o si piensas en las musarañas

o si te has desconectado del mundo

o si tienes pocas luces

o si te lías la manta a la cabeza

o si no te entra en la cocorota

o si eres de los de cada loco con su tema

o un viva la Pepa

o si estás hecho un cuadro

o un cromo

o si eres un burro

o un cabeza de chorlito

o si haces el indio

o si vas para atrás como los cangrejos

o si te has caído del guindo

o si se te han cruzado los cables

o si eres un melón

o si estás en el limbo

o si te falta un hervor

o si tienes una pedrada

o la cabeza en su sitio

o si no se le puede pedir peras al olmo

o si haces el cabra

o si estás hecho un Cristo

o como una regadera

o si eres una bala perdida

o si tienes un cacao mental

o si estás para el arrastre

o si sueñas despierto

o si haces el gamba

o si eres un personaje

o si estás pirado

o si haces las cosas sin ton ni son

o si no sabes hacer la o con un canuto

o si estás adobado

o si andas eclipsado

o si estás hecho pizcos

o si te montas películas

o si no tienes ni pies ni cabeza

o si te has caído del guindo

o si estás majara

o si eres un lunático

o si estás demente

o si te encuentras perturbado

o alienado

o enajenado

o si estás chiflado

o chalado

o majareta,

pero una cosa te voy a decir

a todos los que quieren ser libres

y se enfrentan a las injusticias

y sueñan con otro mundo

y luchan por hacerlo realidad

mediante la revolución

siempre les llaman cosas parecidas

a esas

 o a que están colgados.

¡Y es mentira

y no lo están!

¡Aunque muchas veces acaben colgados

o en la hoguera

o con un tiro en la cabeza

o en la silla eléctrica

o con una inyección letal!

¡Y no solo porque son los menos locos de los locos,

sino porque son los más cuerdos de los cuerdos!

De los trabajos de mi vida

Todos los trabajos

que he realizado

en mi vida

los he realizado

no porque soy

un hombre libre

o libremente,

sino porque soy

un hombre preso

o un esclavo asalariado

como diría Marx.

Y fueron trabajos feos

que quedaran bonitos

en la vida o biografía

de un poeta

y no fueron trabajos bonitos

que quedaran feos

en la vida o biografía

de un poeta.

¡Y es que mi vida

es una gran mentira

 y esto una gran verdad

y no a la inversa! 

Los abuelos

Los abuelos

son la voz de la experiencia

y los gestos del saber.

Los abuelos

son los que han sido niños

y jóvenes

y adultos

y de la tercera edad

e incluso de la cuarta.

Los abuelos

son quienes te cuentan

la historia que han vivido

y te la cuentan de su boca

a tu oído.

Los abuelos

son como tus segundos padres,

peros siendo los padres

de tus padres.

Los abuelos

son a veces

la cabeza que ya hace aguas

y el corazón magullado

y el cuerpo echo polvo

y el alma fuera de sí.

Los abuelos

son quienes más pueden hablar

porque son quienes más tienen que contar

y quienes más callan

porque son quienes mejor saben guardar las cosas

y callar.

Los abuelos

son los que ya han visto de lejos la vida

y de cerca están viendo la muerte.

Los abuelos

son los que son un niño

que se ha hecho mayor

y un mayor

que se ha hecho un niño.

Los abuelos

son quienes educan a sus hijos

y a los hijos de sus hijos.

Los abuelos son

a quienes más tendríamos que cuidar

y a quienes más descuidamos.

Los abuelos son la lucha

de la vida contra la muerte

y de la muerte contra la vida.

Los abuelos

son quienes recogieron el testigo

de sus padres

y se lo pasaron a sus hijos.

Los abuelos

son quienes tienen a veces

más recuerdos

y a veces

más olvidos

y es que tienen recuerdos olvidadizos

y olvidos recordados.

Los abuelos

son quienes han sido hijos

y quienes han sido padres

y quienes han sido abuelos

y quizás tatarabuelos.

Los abuelos

son los mil y un cuentos

y las mil y una batallitas

y las mil y una historias

y las mil y una anécdotas.

Los abuelos

son quienes más han visto

y oído

y quizás quienes más han hablado

o callado.

Los abuelos

son una forma ya vieja,

pero un fondo joven.

Los abuelos

son quienes nos pusieron la cara

como una poesía

y quienes nos la pondrán

como un poema.

Los abuelos

son amor puro

y desinteresado

y a quienes se les quiere tanto

por eso entre otras cosas. 

Pies y manos

A mí

la frase

que más me ha impactado

en esta vida es la siguiente:

yo lloré porque no tenía zapatos

hasta que vi a un niño que no tenía pies.

Pues bien,

por completar la pareja

de pies y manos

diré

que yo lloré porque no tenía guantes

hasta que vi a un niño que no tenía manos. 

Podría ser

Tu amor

para mí

podría ser

como un ataque al corazón

porque si me dejarás de amar

me romperías el corazón

y me matarías de tristeza.

Pero tu amor

para mí

podría ser

como una defensa del corazón

porque si me siguieras amando

con tu amor

me curarías de todos los males. 

No te puedes arrepentir

En esta vida

hay varias cosas

de las que no te puedes arrepentir.

Una.

Es de haber amado

te amaran o no

porque el amar

depende de ti,

no así el que te amen,

Dos.

De haber hecho lo que querías hacer tú

y no lo que querían que hicieras otros

te saliera bien o mal,

porque tanto de acertar

como de errar

es mejor acertar

o errar uno mismo

que te acierten otros

o te hagan errar.

Y tres.

De soñar

y de haber perseguido tus sueños

contra viento y marea,

porque sólo quien persigue

sus sueños

los consigue realizar. 

De españoles y no

Yo no soy

un español por voluntad propia

ni soy un hijo de españoles,

yo,

como otros muchos

y muchas,

soy un español

quiera o no quiera serlo

y provengo de una familia

que fue españolizada

a la fuerza

y por la fuerza

de las armas. 

Si amas

Si amas

y te aman,

ama con todo el corazón

porque tanto si dejas de amar

como si te dejan de amar

por lo menos tendrás

la conciencia tranquila

por haber amado

con todo el corazón. 

Durango

Durango,

Durango,

Durango

el Durango

del valle del Duranguesado

rodeado por las montañas

llamadas montes o peñas del duranguesado

o la sierra de Amboto

o la Pequeña Suiza

formada por

el Amboto, el Alluitz, el Aitz Txiki, el Untzillaitz.

Y por otro lado la sierra de Aramotz

formada por el Mugarra, el Orisol, el Udalaitz, el Eskubaratz y el Arrietabaso

y al norte el monte bocinero Oiz

popularmente conocido como el mirador de Bizkaia.

Montañas de las que tantos y tantas mendigoizales han disfrutado.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango que bombardearon los fascistas italianos

con la colaboración de los nazis alemanes

que ayudaban a los franquistas de Franco

y al que todavía nadie ha pedido perdón

y al que ha quedado una cicatriz

o peor aún,

una herida abierta

que supura

y no se cierra.

Durango,

Durango,

Durango

el Durango de la plaza de Ezkurdi

o de la plaza de Pinondo

con sus árboles maravillosos

y sus fuentes monumentales.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango

de la iglesia de Santa María

con su torre y sus campanas

y con su pórtico de piedra y de madera

de tamaño sin igual

 y su pavimento laberíntico.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de la iglesia de Santa Ana

con su arco

mejor que el arco del triunfo de París

y con su presa

y su Pablo Pedro Astarloa

como vigía.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango con su iglesia del barrio de Tabira

que es donde empezó Durango

y con su parque de hierba verde

y su puente

y su río Mañaria.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango con su iglesia

y el colegio de los Jesuitas

donde tantos durangueses

y duranguesas se han educado

entre curas.

Durango,

Durango,

Durango

el Durango con su Ikastola Kurutziaga

donde el Euskera

es más sagrado

que la Biblia en Jesuitas.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango

el Durango de la presa de arriputzueta

donde tantos vecinos

y vecinas

aprendieron a nadar en sus tiempos.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de la Cultural

y del Tabirako

y del Durango Rugby Taldea

y de la Ciclista Duranguesa

y del club Alpino Tabira

y tantos otros clubs

que ha formado a deportistas

y a personas sanas

y que no puedo citar a todos.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de las rabas del Alex

y de los desayunos del Napozt

y de los pintxos del Pausta y del Axpe

y de los tragos en Goenkale

y de los cocktails del Txoria nuen maite

y de los platos del Kukutze o del Kobika

y de los mil y un bares y restaurantes

que no los olvido,

pero que no puedo traerlos aquí a todos.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango

de las fiestas de Durango

con su Patxikotxu

y su Pantxike

y con sus dulzainas y txistularis

y sus zezenak dira

y su reparto de artopiles

y con sus chocolatadas

y sus concursos gastronómicos

y de pintura

y de grafitis

y sus barracas que han conocido mil ubicaciones

y con su toro de fuego

y con sus gigantes y cabezudos

y con sus txarangas y conciertos

y con sus teatros y obras de calle

y con sus fuegos artificiales

y con sus mil y un actos

que tampoco puedo citar todos.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de la noche de San Juan

en el que un cohete desde el campanario de la iglesia de Santa Ana

enciende una hoguera en el río Mañaria.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de la Feria del Libro y Disco Vasco

al que acuden miles de euskaltzales

a conocer las novedades literarias

y musicales

y a comprar joyas de otros años

y de paso a pasear

y a potear por el pueblo

y a visitar la Euskal Denda.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango del Olentzero

y de la cabalgata de los Reyes Magos

que ponen los ojos como felices estrellas

a miles de niños

que los esperan impacientes.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de las fiestas de sus barrios

que con unos presupuestos escasos

lo hacen lo mejor que se puede hacer.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango

del Casco Viejo

que huele a tiempos medievales

de murallas

y puertas de entrada a la villa.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango

de los herejes

y de la cruz de Kurutzeaga

que recuerda

a tiempos

inquisitoriales

e imperiales.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango

del Museo de Arte e Historia de Durango

en el Palacio Etxezarreta

junto a la casa de Bruno Mauricio Zabala

y el puente de San Agustín.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango del camposanto

al que todos queremos ir

lo más tarde posible

y cuyo parque es una delicia.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango

de su pequeño comercio

que hace grande a Durango.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango

del barrio de Magdalena

con su ermita

y su parada de autobuses.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango

ojalá que no de las cinco torres

y con su estación diseñada por Zaha Hadid

a la que llegan tantos viajeros.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango

de su Ambulatorio Viejo

y su Centro de Salud de Landako

y su Centro de Salud Mental

y sus farmacias

que a tantos y tantas

nos han curado

de los males y las enfermedades.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango

de asociaciones tan humanas como Geu be o Gorabide o la JAED o Caritas Tabira…

o tan vascas como Berbaro Elkartea…

o tan juveniles como Iñurri Skaut Taldea…

o tan feministas como Andereak o Bilgune feminista…

o tan históricas como Gerediaga Elkartea o Durango 1936 Kultur Elkartea…

o tan culturales como Vicente Zabala Elkartea…

o tan musicales como Sugarri o Bogoroditsie o Doinuzahar

o Herri maite o Tabira Musika Banda o Durangoko Orfeoia…

o tan bailables como Tromperri Dantza Taldea o Txoritxu Alai o Kriskitin Dantza Taldea…

o tan micológicas como Errotari Taldea…

o tan astronómicas como Izarra Astronomia Elkartea

o tan artísticas como la Asociación Artística del Duranguesado…

o tan preventivas como Stop Accidentes…

o tan necesarias como Etxerat o Durangoko Mugarra odol emaileak…

o tan altruistas como alcohólicos anónimos o el servicio de prevención de drogodependencias…

o tan justas como la atención psicológica a mujeres víctimas de la violencia de género

o la casa de las mujeres

y tantas y tantas

que no puedo citar a todas,

pero que hacen una labor impagable.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango del Euskaltegi

o de AEK

o de la Escuela Oficial de Idiomas.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango del Ayuntamiento

y de los partidos políticos

y sindicatos

que mejor harían

en pensar más en Durango

que en el partido

y más en los obreros

que en el sindicato.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango del frontón

de pelota a mano

y cesta a punta

con goteras

y con necesidad de una mano de renovación.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango

de las piscinas de Tabira

al aire libre

y cubiertas

y de las de Landako

en la que tantos

y tantas

nos dimos nuestros primeros chapuzones

y aguadillas.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de la biblioteca

y de las librerías como Urrike o Hitz

y de los kioscos

que tanto nos han dado para leer

y de tiendas de cuadros

y de fotografía

y de otras artes.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de los ricos chalets de la zona de Tabira

o de la zona de la Ikastola Kurutziaga

y de las casas humildes y obreras de San Fausto.

Durango,

Durango,

Durango,

 el Durango de los Bancos

y de las empresas

y las notarias

y las abogacías

y las asesorías

y las aseguradoras.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de las autoescuelas

y de los talleres de coches

y de la parada de taxis

y de alquiler de vehículos.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango

del colegio público de Landako

que es un gran colegio público.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango

de la Escuela de Música y Conservatorio

Bartolomé Ertzilla

en el que muchos y muchas

han aprendido de notas,

solfeo

y de música

y de instrumentos.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de las tiendas de juguetes

y de flores

y de regalos

por citar no más que unas de tantas.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de las Academias

y de las clases particulares.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango

de los Txokos

y las sociedades gastronómicas como el Kili Kolo

por decir una de decenas.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango del Centro Palentino Castellano Leonés

o del Centro Extremeño

o del Centro Cultural Andaluz.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de los amigos de Ghana “La paz y el Amor”

o de la asociación de Bolivianos Inti Rraimi

o de la asociación CEIBA de Guinea Ecuatorial

o de la asociación cultural Guajir@ natural

o de la asociación cultural Nigeria Durangaldea

o de la asociación cultural de Mali “Fasoden”

o de la asociación Ecuatoriana “Virgen del Cisne”

por citar unas pocas.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de los centros escolares,

que algunos ya he citado,

como Nevers

o el Instituto

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de sus personajes ilustres

como Juan de Itziar,

Fray Juan de Zumárraga,

Bruno Mauricio Zabala,

Francisco Ibarra,

Juan Antonio de Abasolo,

Ambrosio Meabe,

Durangoko Plateruak,

Juan Mari Altuna,

Balbino Garitaoinaindia,

Bartolomé Ertzilla,

Bernardo Gabiola,

Juan Olazaran

y muchos más que se lo merecen

y no han sido reconocidos.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de la Plaza del Mercado

y del mercadillo.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango del Pabellón multiusos

sin muchos usos

y del Plateruena Kafe Antzokia

con su chimenea histórica al lado.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de las residencias

y de los centros de día

y de la Cruz Roja

y de la DYA.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de los medios de comunicación

como Anboto, DOT Durangaldeko astekaria, Durangon y algunos otros.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de la mucha policía

y poca diversión

como la Policía municipal

o la Ertzaintza

o la Guardia Civil.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de la Oficina de Turismo

y sus Hoteles

y su gastronomía

y su cultura

y su historia y mitología

y su folklore,

etcétera.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de La Pasión,

de Ardo Saltsan,

de Topaklown,

de la Euskal Jaia,

de la Euskal Harley,

del Durango Folk,

del Auto Klasikoen rally-a,

de la Quincena Musical.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de las esculturas

que tan mal las cuidamos

al llenarlas de pintadas.

Durango,

Durango,

Durango,

el Durango de ayer,

de hoy

y de mañana.