Archivos Mensuales: marzo 2020

Si salimos de esta…

Si salimos de esta sanos y salvos,
vivos,
habrá que despedir
como se lo merecen
a quienes hayan fallecido
por el bien de los familiares,
amistades
y conocidos
y para que los muertos descansen en paz.
Si salimos de esta sanos y salvos,
vivos,
sería necesario hacer un homenaje
a quienes por salvarnos
la vida
se han puesto en peligro
de muerte
con medios insuficientes
y en malas condiciones
de trabajo
debido a las privatizaciones
y a los recortes en Sanidad.
Si salimos de esta sanos y salvos,
vivos,
tendremos que aplaudir
a todos los que han puesto
su granito de arena
para que todo vaya bien
como a mejor
como a todos nosotros
y nosotras
por quedarnos en casa.
Si salimos de esta sanos y salvos,
vivos,
habría que dar las gracias
a todos los artistas
que han puesto de su parte
la música,
el humor,
la poesía
y todo su arte en suma.
Si salimos de esta sanos y salvos,
vivos,
tendremos que pensar
sobre el capitalismo
que lleva a este mundo
hacia su destrucción
y hacer todo y más
para echarlo abajo
y evitar lo peor,
sabiendo que otro mundo
es posible
y urgente
y justo
y necesario.
Si salimos de esta sanos y salvos,
vivos,
habrá que hacerles frente a todas esas crisis
y a todos los problemas
que se nos van a echar encima
como buitres sobre la carroña.
Así la crisis económica
no va a tener piedad
y va a ser un gran drama
para familias a mansalva
que van a pasarlas canutas
y mal
y hasta peor.
¡Y algo habrá que hacer!
¡Por lo menos echarles una mano!
Así la crisis ambiental
no va a tenernos lástima
y va a ser un gran trauma
para todo el planeta
al ponerlo en riesgo de extinción
y en peligro de muerte.
¡Y algo habrá que hacer!
¡Por lo menos no darle la espalda al problema!
Así la crisis de los refugiados
e inmigrantes
que mueren a mares en los mares
y a mares por el hambre,
el frío,
las guerras,
enfermedades
y muchas otras causas
es toda una vergüenza
para el mundo al completo
que sabe
de sobra
que el capitalismo
no tiene corazón
ni rostro humano
ni nada que se le parezca.
¡Y algo habrá que hacer!
¡Por lo menos correr para salvarlos!
Así la crisis política
debido a los fascismos
en auge por el mundo
que ponen en jaque mate
a nuestras “democracias”
como 
a nuestras sociedades
y que son la historia que tropieza
dos veces en la misma piedra
o la historia,
como decía Marx,
“que ocurre dos veces,
la primera vez
como una gran tragedia
y la segunda
como una miserable farsa.”
¡Y algo habrá que hacer!
¡Por lo menos plantarle cara!
Así la crisis del machismo
que con su violencia de género
día tras día mata
a una mujer tras otra.
¡Y algo habrá que hacer!
¡Por lo menos defender a las féminas
y ponernos de su lado!
Si salimos de esta sanos y salvos,
vivos,
nada va a ser igual
ni nada tan diferente
si es que no hacemos algo
para poner al mundo
patas arriba
y patas abajo
y del revés.
Porque no podemos seguir así
y queremos construir otro mundo
y otra vida
mejores.
Si salimos de esta sanos y salvos,
vivos,
tendríamos que abandonar
la sociedad
basada en clases sociales
y en las desigualdades
y organizar otra basada en los seres humanos
y en la humanidad
en la que el blanco no sea más que el negro…,
ni el hombre más que la mujer,
ni el rico más que el pobre,
ni el capacitado más que el discapacitado,
ni etcétera ni etcétera.
Si salimos de esta sanos y salvos,
vivos,
deberemos poner
la vida antes que la economía
y la salud antes que el dinero
y el bienestar antes que la ganancia
y la felicidad antes que el lujo.
Si salimos de esta sanos y salvos,
vivos,
habrá que dibujar
un mundo libre
de personas libres e iguales
y un mundo en paz
de personas humanistas y solidarias
y un mundo justo
de personas justas y bienhechoras.
Si salimos de esta sanos y salvos,
vivos,
tendríamos que hacer que triunfara 
la vida sobre la muerte,
la paz sobre la guerra,
la libertad sobre la esclavitud,
la igualdad sobre la desigualdad,
la justicia sobre la injusticia,
la fraternidad sobre la enemistad,
los derechos humanos sobre su conculcación,
el altruismo sobre el egoísmo,
el todos sobre el yo
o la comunidad sobre el particular,
el bien común sobre el bien privado,
el mérito sobre el enchufismo,
el bienestar sobre el malestar,
la felicidad sobre la tristeza
y la riqueza compartida sobre la pobreza
y etcétera y etcétera.
Si salimos de esta sanos y salvos,
vivos,
hay que poner delante
a lo pueblos y las personas de los ejércitos y los soldados
y a los hospitales y medicinas de los jueces y las leyes
y a las escuelas y profesores de los policías y cuerpos de seguridad
y a la ciencia y a los científicos de la fe y las religiones
y al trabajo y los obreros de la explotación y los explotadores
y a la vivienda y los sin techo de los especuladores y rentistas
y a los librepensadores e informantes de los manipuladores y desinformadores
y a los honrados y decentes de los corruptos y corruptores
y a la calle y a la gente de los políticos y los partidos
y a los trabajadores y trabajadoras de los empresarios y sindicatos
y a la república y a los republicanos de la monarquía y los monárquicos
y a la resistencia y los resistentes del imperio y los imperialistas
y a los antifascistas y feministas de los fascistas y machistas
y a los pueblos y las naciones de los Estados-naciones
y a la democracia de las dictaduras y tiranías
y etcétera y etcétera.
Si salimos de esta sanos y salvos,
vivos…
¡Sanos y salvos,
vivos!

Que enseñes o que aprendas

Si te aburre el quedarte
en casa a la fuerza
y tener tiempo libre
y más, 
más
tiempo libre,
te propongo una cosa:
que seas un maestro
o seas un alumno.
Que enseñes
o que aprendas.
Que enseñes
o que aprendas
a hacer un primer plato,
un segundo
o un postre.
Que enseñes
o que aprendas
a barrer
y fregar
y a quitarle el polvo
a la casa
y lavar
la ropa
y a colgarla 
y plancharla.
Que enseñes
o que aprendas
a leer
o escribir
novela
o poesía
o teatro
o cuentos infantiles.
Que enseñes
o que aprendas
euskera
o inglés
o alemán
o francés
o chino
u otro idioma.
Que enseñes
o que aprendas
a pintar,
dibujar
o a hacer una escultura.
Que enseñes 
o que aprendas
a bailar
un aurresku
o un vals
o un buen tango.
Que enseñes
o que aprendas
a hacer música
como
a tocar
algún que otro instrumento
o a cantar
mil canciones.
Que enseñes
o que aprendas
a hacer fotografías
y también retocarlas.
Que enseñes
o que aprendas
a hacer deporte en casa
o gimnasia
o yoga
o a meditar siquiera.
Que enseñes 
o que aprendas
a coser
y hacer punto
de cruz
u otro cualquiera.
Que enseñes
o que aprendas
los primeros auxilios
y a reanimar a alguien.
Que enseñes
o que aprendas
a hacer televisión
o cine
o teatro
o radio
o algún cómic
o dibujo animado.
Que enseñes
o que aprendas
a manejar el móvil,
la tablet
o el Pc.
Que enseñes
o que aprendas
a sumar 
y a restar
y a multiplicar
y a dividir.
Que enseñes
o que aprendas
la historia de tu pueblo,
la historia de tu patria
y la historia mundial
u otras asignaturas.
Que enseñes 
o que aprendas
la mecanografía.
Que enseñes
o que aprendas
a hacer artesanía,
como una pulsera,
un colgante
o pendiente
o alguna otra cualquiera.
Que enseñes
o que aprendas
a jugar
a las damas
o a ajedrez
o a las cartas
o algún juego
de mesa.
Que enseñes
o que aprendas
a estar con uno mismo
a solas
bien y a gusto.
Que enseñes
o que aprendas
a amar a los demás
como a amarte
mejor.
Que enseñes
o que aprendas
a ser bien educado.
Que enseñes 
o que aprendas
a amar la libertad,
la igualdad
y la paz
y la justicia.
Que enseñas
o que aprendas
a soñar
y a intentar
hacer los sueños realidad.
Que enseñas
o que aprendas
a vivir
y a morir
y otra lección cualquiera
necesaria en la vida.
Que enseñes
o que aprendas.
Que enseñes
o que aprendas…

Pasará como pasa…

Pasará como pasa
el invierno
y después 
la primavera
y más tarde el verano
y también el otoño.
Pasará como pasa
el tiempo
y los años,
los meses
y los días,
las horas
y minutos
y a la vez los segundos.
Pasará como pasa
la nube por el cielo
de un lugar para otro.
Pasará como pasa
el río por los pueblos
hasta llegar al mar.
Pasará como pasa
la vida hasta la muerte.
Pasará como pasa
el lector del principio
al final cada hoja
del libro entre manos.
Pasará como pasa
el sol desde el oriente
y el sol hasta occidente.
Pasará como pasa
la gente por la calle
de aquí para allá.
Pasará como pasa
la bandada de pájaros
de un continente a otro.
Pasará como pasa
al día
el desayuno
y luego el tentempié
y después la comida
y merienda
y la cena.
Pasará como pasa
la electricidad
por los cables eléctricos.
Pasará como pasa
la luz por la ventana
hasta la habitación.
Pasará como pasa
el aire a los pulmones,
la sangre al corazón.
Pasará como pasa
los versos el poeta
hasta el verso final.
Pasará como pasa
cada nota de música
por todo el pentagrama.
Pasará como pasa
el dinero de mano
en mano sin final.
Pasará como pasa
cada número desde
el cero al infinito.
Pasará como pasa
cada letra de nuestro abecedario,
de la a a la zeta.
Pasará como pasa
el hecho y la noticia
y también la opinión.
Pasará como pasa
la voz desde la boca
hasta algún que otro oído.
Pasará como pasa
el sano a estar enfermo
y el enfermo a estar sano.
Pasará como pasa
el rumor de uno a otro.
Pasará como pasa
un ciclón o huracán
por el tiempo y espacio.
Pasará como pasa
el tuareg el desierto.
Pasará como pasa
una revolución.
Pasará como pasa
el enamoramiento
de los enamorados.
Pasará como pasa
el dar a luz
y el nacimiento
de un nuevo bebé.
Pasará como pasa
la infancia,
adolescencia,
juventud,
madurez
y la edad adulta.
Pasará como pasa
la guerra hasta la paz,
la paz hasta la guerra.
Pasará como pasa
el viento por el cielo,
la tierra
y la mar.
Pasará como pasa
la marea que sube,
la marea que baja.
Pasará como pasa
el ascensor los pisos
de arriba para abajo,
de abajo para arriba.
Pasará como pasa
el día
y la mañana,
mediodía
y la tarde,
medianoche
y la noche.
Pasará como pasa
el eclipse lunar
y el eclipse solar.
Pasará como pasa
el cometa
y la estrella 
fugaz
o meteoro.
Pasará como pasa
y dejará a su paso
la muerte
y la crisis 
económica
y nada
volverá a ser igual
si aprendemos que lo más importante
es la vida
y la salud
del pueblo y de la gente.
¡La vida
y la salud
del pueblo y de la gente!

Cuánto echarás de menos

Cuánto echarás de menos
el salir a la calle
y sin
el miedo a contagiarte
y tú
el ir a pasear
o a correr
o a montar
en una bicicleta
y tú
subir a una montaña
y bajarla después
y tú
el ver una película
en la sala de cine
y tú
asistir a un concierto
de un grupo que te gusta
y tú
el ir a preparar
una comida al txoko
para toda la basca
y tú saborearla
con buenos comensales
y tú
acudir al frontón
a ver la cesta punta
o la pelota a mano
y quizás apostar
y tú
ir de marcha
o de copas
y agarrar la merluza
y tú
la partida de cartas
entre cuatro amigotes
y tú
ir al campo de fútbol
o de rugby
o de basket…
a animar a tu equipo 
y tú
el parar en la plaza
y escuchar unos bertsos
y tú 
el tomarte un café,
una caña
o un cóctel
en la barra de un bar
o fuera en la terraza
y tú
el marcarte unos pasos
de baile por la pista
de una discoteca
y tú
ir a ver a tu crío
practicar un deporte
y tú
el comprar un buen libro
en una librería 
o tomarlo prestado
de una biblioteca
y leerlo después
y tú 
el ir a la piscina
o a la mar
a nadar
y tú 
ver teatro de calle
o teatro en las salas
de teatro
o la ópera
o a artistas callejeros
con arte al aire libre
y tú
el ir a la ikastola
o a la universidad
o a aprender
donde sea
y tú
el charlar en euskera
con los del berbalagun
o en el euskaltegi
y tú
el ir a visitar
a unos familiares
o a buenas amistades
y tú
el viajar por tu patria
u otro país cualquiera
o por el mundo entero
y tú
la visita guiada
y conocer lugares
y tú
el comer un buen pintxo
o unas rabas
o gambas
u otro plato tal vez
en taberna cualquiera
o en un buen restaurante
y tú
ir de tiendas
y compras
y tú
el conducir tu coche
solo por conducirlo
y sin un rumbo fijo
y tú 
patinar en patines
o con un patinete
de aquí para allá
y de allí para acá
y tú
el lanzar el anzuelo
y pescar algún pez
y tú
disparar a matar
a la pieza de caza
y tú
el coger unas olas 
con tu tabla de surf
y tú
el echarte a la mar
a remar,
navegar
y tú
el sentarte en un banco
de tu pueblo
y mirar
a la gente pasar
y ver
el paso de las horas,
minutos
y segundos
y tú
el llevar a los peques 
al parque y los columpios
o quizá a las barracas
y tú
el ir de fiesta en fiesta
hasta que el cuerpo aguante
y tú 
entrar a un recital
de buena poesía
o a una exposición
de fotos
o pinturas
o bellas esculturas
y tú
tantas y tantas cosas
que ojalá lleguen pronto
o más pronto que tarde
y que van a llegar
con la ayuda de todos
y que a todos y todas nos parecen la misma
libertad
que en verdad
es sin duda algo más,
algo más que lo dicho,
pero nunca algo menos.

Cuando todo esto pase

Cuando todo esto pase
no habrá pasado en vano
y habrá que recordar
a todas esas víctimas
que perdieron la vida
por el coronavirus.
Cuando todo esto pase
no habrá pasado en vano
y un sentido homenaje
tendremos que rendirles
a nuestros sanitarios
y a quienes
pusieron
su granito de arena
para que todo fuera
ya bien
como a mejor.
Cuando todo esto pase
no habrá pasado en vano
y ojalá veamos
 que somos
un poco más humanos
y un poco menos monstruos.
Cuando todo esto pase
no habrá pasado en vano
y nos abrazaremos
y nos daremos besos
como nunca en la vida.
Cuando todo esto pase
no habrá pasado en vano
y habría que aprender
que es mejor invertir
en salud que en la guerra
o en vida que en la muerte.
Cuando todo esto pase
no habrá pasado en vano
y el pueblo que es obrero
como trabajador
deberá de aprender
que es el capitalismo
y la clase burguesa
la culpable de todo
y de que vaya el mundo
fatal como a peor
y que sí,
que otro mundo
en verdad es posible
a más de necesario
y urgente de verdad.
Cuando todo esto pase
no habrá pasado en vano
y nada será igual
y nuestras libertades
estarán en peligro
y ser libres e iguales
y justos realmente
será el sueño de siempre
que nunca hacemos realidad
y que lo habrá que hacer
de una vez para siempre.
Cuando todo esto pase 
no habrá pasado en vano
ni habrá
nada que celebrar
porque habrá muerto gente,
familiares,
amigos
como algún conocido
y tendremos que hacer
frente a todas las crisis,
la crisis económica que va a ser gigantesca
y no menos dramática,
la crisis ambiental,
que o ponemos remedio
al desastre climático
o va el mundo a la porra,
la crisis de inmigrantes,
refugiados
y gente,
gente que necesita
ayuda de verdad,
la crisis que es política
y que es por un fascismo
que está en auge en el mundo
y que pone en peligro
a nuestras “democracias”
y otras crisis no menos
importantes
y agudas.
Cuando todo esto pase
no habrá pasado en vano
y la crisis será un punto de inflexión 
y cambio radical
o un punto y seguido
para que todo siga
igual y como siempre.
Y es que habrá que elegir,
o habría que elegir,
entre el capitalismo
que es la bestia 
y barbarie
o el feliz socialismo
o el vital comunismo
que es la vida en común
y por el bien de todos.
Y asimismo,
asimismo
tendremos que elegir,
o habría que elegir,
entre las monarquías
o las buenas repúblicas.
Y también
y también
habría que elegir,
o habrá que elegir,
entre la independencia
de pueblos y naciones
que no son un Estado
o el Estado-nación
que los somete a todos.
Y habrá que elegir,
o habría que elegir,
entre la Resistencia
o el Imperio del mal.
Cuando todo esto pase
no habrá pasado en vano
y habremos aprendido
que es el pueblo
y la clase
de los trabajadores
quienes deben tomar
el poder
para hacer
de una vez
bien las cosas
o en otras palabras,
para hacer,
para hacer
una revolución
o las revoluciones
verdes ecologistas,
moradas feministas
y rojas comunistas
y blancas pacifistas
y etcétera
y etcétera.
Cuando todo esto pase
no habrá pasado en vano
e iremos a la calle
y creeremos ser libres
cuando estaremos presos
como lo hemos estado
siempre en todo lugar
y en todo tiempo
y veremos,
veremos muchas desigualdades
e injusticias
que van a ir a más
y a más
y a más
y que tendrían que ser
un toque de atención
y una llamada
para cambiar el mundo
que va directo 
a su autodestrucción.
Cuando todo esto pase
no habrá pasado en vano,
cuando todo esto pase,
cuando todo esto pase…

Este aplauso es para ti

Este aplauso es para ti
que te quedas en casa
y sales a la calle
solo si es necesario.
Este aplauso es para ti
que no tienes un techo
y te ponen albergues
pasados unos días
y tarde como mal.
Este aplauso es para ti
que cuidas de tus padres
o abuelos
o tus hijos
igual que de ti mismo.
Este aplauso es para ti
que eres un voluntario
que haces los recados
a quienes
corren un mayor riesgo.
Este aplauso es para ti
que amenizas con música 
a todo el vecindario.
Este aplauso es para ti
que haces un arco iris
relleno de esperanza
y lo pegas en la ventana
a la vista de todos.
Este aplauso es para ti
que pones
un poquito de humor
y haces
llevadero el encierro.
Este aplauso es para ti
que nos das las noticias
o nos das tu opinión.
Este aplauso es para ti
que eres todo un artista
que ofrece libremente su arte.
Este aplauso es para ti
que trabajas en la Sanidad
y curas a la gente.
Este aplauso es para ti
que sigues enseñando
virtualmente al alumno.
Este aplauso es para ti
que cuidas del orden y la ley.
Este aplauso es para ti
que vendes en farmacias
o en el supermercado
o en la panadería
y te expones con miedo a lo peor.
Este aplauso es para ti
que buscas la vacuna
que nos proteja de este virus.
Este aplauso es para ti
que has cerrado el negocio
y vas a tener pérdidas
quizás irremediables.
Este aplauso es para ti
que vas a trabajar
como siempre a tu hora
y lugar de trabajo.
Este aplauso es para ti
que prestas tus hoteles
para volverlos hospitales.
Este aplauso es para ti
que pones tus empresas
a currar para todos
y por el bien común.
Este aplauso es para ti
que haces una llamada
preguntando qué tal
o mandas un mensaje
o compartes tu tiempo
y todo tu saber.
Este aplauso es para ti
que limpias nuestras calles
o nuestros hospitales
o nuestras residencias
u otro lugar cualquiera.
Este aplauso es para ti
que transportas los bienes
o lo mismo a personas.
Este aplauso es para ti
y también para todos
de los que me he olvidado
y que se lo merecen
tanto como el que más.
Pero,
pero estos pitos
y esta cacerolada
son solo para él,
que ya sabéis quién es.

Coronavirus capital

Estamos encerrados
en esa gran prisión
que es la casa
y la nuestra
es casa,
no es mansión,
ya pagada
y si no
para el trabajador
la hipoteca y la letra
son cadena,
eslabón
que le atan con el Banco.
¡Pobre obrero y peón!
Pero allende la casa,
también hay reclusión
en la calle 
y “la calle no es nuestra”,
es del patrón,
donde encierra al sin techo,
y a todos, al montón,
la calle es un rincón
o un gran patio,
un gran patio
del penal que es bastión.
Y nos dicen,
decimos,
sin hacernos cuestión
de ello,
quédate en casa
como el amo y señor
de la misma,
y el Banco
dice paga, peón,
y nos dicen,
decimos
tú, sin techo,
ay, Señor,
quédate en la calle
y haz un gran papelón.
 Y a la calle dirán
te vas trabajador
tú que tanto curraste
con buzo de mahón.
Y todo por un virus,
chico,
pero matón,
que es el coronavirus
y a su vez
el mandón
y el vil capitalismo
sin alma
y corazón
con su Dios,
el dinero,
y
su gran religión
de producción,
mercado
y consumo un montón.
Y la crisis, 
las crisis,
en las cual
un millón
y millones
va y gana
el cruel explotador
como poseedor
de mil
medios de producción.
Que tiene como esclavos,
el amo y su talón,
a todos,
a un porrón
de personas
currelas
o en paro
a un mogollón.
Y ya es hora,
ya es hora
de la liberación
tras tomas de conciencia
de que el mundo a peor
va y la culpa,
la culpa
es del amo y señor,
o del gran capital
que por mucho,
un montón
de billetes ganados 
es capaz de acabar
hasta con el planeta
como el mundo mejor.
Y la clave,
la clave
reside en nuestra unión,
en que este el pueblo unido
con conciencia e ilusión
de que es hora,
el momento 
de la revolución.
¡Que es nuestra salvación!

Miedo

¿Cuánto miedo a la muerte?
¿Cuánto miedo a morir,
si la muerte
y morir
lo vamos a vivir
queramos
como no?
¿Cuánto miedo a la muerte?
¿Cuánto miedo a morir,
si quien teme a la muerte
y quien teme al morir
lo que teme es la vida
como teme el vivir?
¿O es que acaso la vida
y es que acaso el vivir
no es la vida y la muerte,
no es vivir y morir?
¿Cuánto miedo a la muerte?
¿Cuánto miedo a morir,
si no hay vida sin muerte,
ni morir sin vivir
la vida?
Viva pues
sin temor a morir,
ni temor a vivir.
¿Cuánto miedo a la muerte?
¿Cuánto miedo a morir,
si la muerte es la vida
que ha llegado a su fin
y la vida es la muerte
que no empezó a vivir?
¿Cuánto miedo a la muerte?
¿Cuánto miedo a morir?
¿Cuánto miedo a la vida?
¿Cuánto miedo a vivir?

Euskal Herria ta Askatasuna ta Berdintasuna

Euskal Herrian,
Euskal
Herrian
aske
eta libre
izan nahi dugu.
Aske
eta libre
eta berdinak.
Hori da gure ametsa,
baina ametsetatik altxatzean,
preso gaude
bai Estatu Espainolean,
bai Estatu Frantsesean
eta ezberdinak gainera.
Eta mina
eta ezinegona sentitzen dugu
askatasunagatik eta berdintasunagatik dena emateko gai garelako,
baina halan be preso eta ezberdin jarraitzen dugulako.
Eta zergatik
eta noiz arte
eta noiz arte
eta zergatik
libre eta berdin bizi nahi duen herri batek
preso eta ezberdin bizi behar du.
Noiz arte.
Eta zergatik.
Noiz arte izango gara askatasunik eta berdintasunik gabe espaiñolak 
eta noiz aske eta berdin, euskaldunak.
Eta ez dugu ezer asmatuko 
askatasuna eta berdintasuna lortzeko
eta askatasuna eta berdintasun pean bizitzeko?
Ba al dago askatasuna baino
amets handiagorik
eta amets politagorik?
Eta berdintasuna baino
potoloagorik
eta
zintzoagorik?
Euskera dela diote
euskaldun egiten gaituena,
baina askatasuna da
euskaldun libre izatera garamatzana
eta berdintasuna da euskaldun libre egiten gaituena.
Eta berdinak izango gara libre garenean
eta libre, berdinak garenean.
Eta euskera barik ez bagara hain euskaldunak
nahiz eta “euskaldunak” izan,
askatasun barik ez gara ez euskaldunak
ez askeak
ez askatzaileak.
Eta berdintasun barik ez gara ez euskaldunak
ez berdinak
ez berdintzaileak.
Eta euskaldunak
euskaldunez gain
askatzaileak eta berdintzaileak izateko jaio gara.
Azken finean
askatasuna
euskaldunontzat
arnastuko genukeen 
haizea delako.
Eta askatasun haize hori barik
ito egiten gara.
Eta berdintasuna gure odolean 
daramagu
bihotzeraino.
Beraz
Euskal Herria
ta askatasuna
ta berdintasuna.

De las cosas de la vida

Como todos ustedes
necesito respirar,
beber un poco de agua
y un plato de comida
y una salud de hierro
y la familia al lado
y un amor, si es posible
y tener un amigo
y un trabajo
y descanso
y ociar cuando es debido
y dormir un poquito
y soñar un buen rato
y tomarme mi tiempo
y evocar el pasado
y vivir el presente
e idear el futuro
y hacer el bien común
y ayudar, si es posible
y reírme contigo
y reírnos conmigo
y llorar, si llorar
el alma lo ha pedido
y jugar a algún juego
y hablar como escuchar
con algún conocido
y salir a la calle
y sentir su latido
y leer un buen libro
y contar con un techo,
una cama
y abrigo
y aprender en la escuela
de la vida
la vida
y ser buena persona
y no haber más que el resto,
ni más,
ni menos,
como el resto
y vivir libremente,
como un pez por los mares,
un ave por los cielos,
o un león por la tierra,
y luchar por lo justo
y estar con quienes sufren
los golpes del sistema
y tomar un camino
o cambiar el destino
y pasito a pasito
disfrutar de la andanza
y llegar al final
o volver al principio
y sentir como el viaje
me ha enseñado,
he aprendido
y me ha hecho un biennacido
y plantar un gran árbol,
escribir un buen libro
y si es lo deseado,
dar a luz a algún niño
que es sangre de mi sangre
y a quien daría todo,
hasta la misma vida
y ver mundo
y viajar
y así cambiar de aires
y volver renacido
y aprender un oficio
o unos cuantos oficios
y ganarse los cuartos,
lo que llaman la vida
que no es la buena vida,
mas bien la mala vida,
y tener algún hobby,
o mejor,
pasatiempo
con el que ver pasar
los años
y los meses
y días
y las horas,
minutos
y segundos,
y subir a algún monte
y bajar con cuidado
y tomar en la playa 
el sol 
y un baño de agua
e ir al cine
o a ver
algún show o espectáculo
de teatro
o de ópera
o de arte callejero
y pasar a algún bar
e ir a la terraza
a coger una mesa y una silla 
y tomar
tapas,
vinos
y cañas
y darse una comida
en algún restaurante
y salir e ir de copas
de día
o de mañana
o de tarde
o de noche,
y todas estas cosas
ser son necesidades que tienen nuestras vidas,
unas más básicas que otras
que son más bien superfluas
o no tan necesarias.