Archivos Mensuales: diciembre 2019

Vidas

En la cima de la lengua 
y en la punta de los labios
tengo una gran lluvia de ideas olvidadas.
Pero una que me cala
hasta el fondo del alma
es la que dice que más allá
de la vida de noches de humo,
alcohol,
drogas
y sexo
hay otras vidas.
¡Otras vidas!
¡Otras!
Por ejemplo,
la vida de ese hombre solitario,
sin amigos
o con escasos
que conoce de sobra lo que es la soledad
o estar acompañado de uno mismo
y que sale a la calle,
alguna vez,
de vez en cuando,
a tomarse un café,
charlar,
si se da el caso,
con alguien conocido
y ver pasar a unos y otros transeúntes
para volver a casa
con gramos de alegría
y de haber pasado un buen rato.
Por ejemplo, la vida
de ese hombre deportista,
de mente sana,
en cuerpo sano
que es capaz de levantarse
cuando duermen hasta los gallos
y subir,
andando
en bicicleta,
por las faldas de la montaña
al pico más alto de la zona.
Y bajar
tras respirar aire puro
como Dios
y como un nuevo hombre.
Por ejemplo, la vida
de ese lector de libros
que va a la librería
o a la biblioteca
y elige unos cuantos con mimo
para devorarlos
en cuanto tenga un poco de tiempo para sí mismo
y para la lectura.
Un lector que vive los libros que lee
y una vida hecha de los libros leídos.
Por ejemplo, la vida
del hombre que disfruta de los paseos diarios
y que sale a pasear
llueve y truene
y que siente que le falta algo
cuando no sale a caminar
y que no es otra cosa que el camino en las piernas
y desde la vista hasta el alma misma.
Un hombre que paso a paso
y en los mismos
encuentra el sentido de la vida.
Por ejemplo, la vida
del ligón de playa…
y que es capaz de ligar hasta con la madre que lo parió.
Un hombre que encuentra en el flirteo,
y en la aventura sexual
el cielo en la tierra
y la tierra en el cielo.
Por ejemplo, la vida
de ese consumidor de espectáculos
que van desde el cine al teatro,
de la opera a los conciertos musicales
etcétera y etcétera.
Un asistente a los mismos
que disfruta con ellos
y que en el fondo cree que la vida es un espectáculo
que debe continuar.
Por ejemplo, la vida
del amante de la música
que es capaz de quedarse sordo
por escuchar a todo volumen 
a su grupo favorito
y que sabe que la música
cura el alma, el cuerpo
 y hasta la vida misma.
Por ejemplo, la vida
del hincha de un club deportivo
que por los colores de su equipo
es capaz de dar la vida
y gastarla de campo en campo
y alguno hasta de matar
en una batalla campal.
Por ejemplo, la vida
de quien tiene una mascota
y no se sabe si la misma vive mejor 
que él mismo
o al revés.
Por ejemplo,
la vida del vegetariano o del vegano
que cree que le va la vida 
en la alimentación
 y se olvida que la vida
se pierde es un suspiro.
Y más y más vidas
que las dejo en el tintero.

De abertzales y tal

Me dijo una persona cercana y conocida
más abertzale que yo no hay en esta vida
y no solo es mentira, es que ignora la herida
de la patria en que vive, de esta patria no unida.

Pues hay patria oligarca que huele a corrompida
y hay la patria burguesa, de vida no jodida
sino, simple, la vida de mi amiga y perdida
anda pues otra patria hay y bien dolorida.

La patria del obrero y la obrera querida,
una patria de sangre. sudor, lágrima, herida
y trabajo y trabajo y por paga indebida.

Luego más abertzale que aquella amiga sida,
yo conozco a unos cuantos, cuantas que en la vivida
vida nunca presumen de ello, gente debida.

Notas de la revolución

La revolución debe desde abajo empezar
y ha de llegar arriba y de nuevo empezar
desde arriba o abajo a revolucionar
pues de ser permanente solo puede triunfar.

La revolución debe por lo simple empezar
y ha de ir a lo complejo porque así va a acertar,
y siempre hay cosas simples, simples para cambiar
y muy fáciles de lograrlas alterar.

Y luego lo complejo, que algo más va a costar,
a costar porque hay cosas reacias al mudar
y una vez ya mudadas es rodar y cantar,

La revolución debe ante todo igualar
y después de igualar o la par liberar
consigue porque tal cosa es pacificar

De nosotros

Yo o sé si algún día volveremos a estar
como novios, pareja. amigos de amigar,
pero quiero que sepas que no voy a buscar
ni a encontrar a otra chica como tú, como el mar.

Y fui feliz contigo y los fuiste a la par
y es una pena gorda que se llegue a acabar
esta historia de amor tanto como de amar
y sea lo que sea sé feliz sin dudar.

Porque te lo mereces, eres buena, sin par,
gran amiga, persona y gente de cuidar
y ojala que la vida nos desee juntar,

Porque éramos felices, y ante todo era estar
llenos de amor juntitos y hacíamos de obrar
juntos un buen equipo, uno de no olvidar.

Batalla

Debemos de estar listos y de estar preparados
para luchar a vida o muerte sin pecados,
porque cuando el rival es capaz de recados
de muerte y muerte y muerte, no hay responder malvados.

Y es que si es si matamos o si somos matados
y a matar empezaron ellos y están lanzados
a matar, la respuesta de personas y honrados
es responder a quienes disparan disparados.

Y ojalá hubiera paz, mas la guerra ha empezado
quien quiere la riqueza, el poder, el mercado
y mandar sobre el resto del mundo apoderado.

Y o luchamos a muerte para ver liberado
este mundo y a un sexo y al otro ya igualado
o esta batalla la han de antemano ganado.

La salvación

Estamos preparando una revolución,
revolución de esclavos, de siervos, del peón
que ante la clase rica diga vuestra opresión
y control y dominio como dominación

se ha acabado. Ha empezado nuestra revolución
y en ella no hay obreros ni tampoco patrón,
 ni pobres de por vida ni rico y ricachón,
sino que es tiempo, tiempo para la igualación.

Y a más de ser iguales e igualdad a montón,
es momento, es el tiempo de la liberación,
de vivir una vida sin presos ni opresión.

Y quien quiera ayudar, que ayuda en la misión,
porque la causa es buena, justa y tiene razón
de ser, a más de justa porque es la salvación.

Descafeinado

No me siento yo un vasco burgués, ni aburguesado,
pues me siento yo obrero como proletariado
y con todas mis fuerzas he a la causa jurado
dar la vida para ver al pueblo librado.

Librado de oligarcas, de gentío forrado,
de esa clase burguesa y modo aburguesado,
gentes que no hacen más que ganar del sudado
del obrero y de haberlo por dinero explotado.

No me siento yo un vasco burgués ni acomodado
pues me siento la mano que de la obra han llamado
y he jurado dar todo porque cambie el estado.

Un estado de humanos y gentío librado
y en paz con todo el mundo y a la vez igualado
y es que si no la vida nos la han descafeinado.

Crack en el corazón

Tengo roto, bien roto, partido el corazón,
un corazón que ama y que le odia al vascón.
Que le ama porque ama la patria del peón.
Que le odia porque odia al burgués ricachón.

Tengo roto, bien roto, rajado el corazón,
un corazón  que ama y que odia a la nación.
Que ama la patria obrera, de buzo y de mahón
y odia la patria de traje de Louis Vuitton.

Tengo roto, bien roto, tocado el corazón,
porque yo amo el ser libre y la revolución
y solo veo esclavos y la esclavización.

Tengo roto, bien roto, hundido el corazón,
porque yo amo ser libre y la liberación
y solo veo presos y cárcel y prisión.

Autocrítica

Ya ha llegado,
iba a decir otro año,
otro Año Nuevo,
pero digo que ya ha llegado
el cambio a la villa de Durango.
Un cambio
que más que un cambio por el cambio,
tiene que ser un cambio para el cambio
y más que un cambiar por cambiar,
un cambiar para cambiar
y más que un cambio en sí,
un cambio para sí.
¡Como la clase!
¡Social!
Un cambio para el cambio,
un cambiar para cambiar
o un cambio para sí
que cambie 
de abajo arriba
la realidad duranguesa.
Pero cambio a mejor,
claro está
o debería estarlo.
¡Claro!
¡Y a mejor!
¡No vaya a ser que cambiemos
de Guatemala
a Guatepeor!
Por lo menos,
cambiemos
de Guatepeor
a Guatemala.
Y por lo más,
de Guatebien
a Guatemejor.
De momento,
lo que se respira son unos nuevos aires,
que no es poco.
Nuevos aires que son saludables democráticamente.
Porque el cambio era y es justo y necesario
tras tantos años gobernando los mismos.
Pero hay que ir allende de los nuevos aires
y llegar a los buenos aires
o a los aires buenos
para la salud humana.
Y en esto,
lo siento,
pero de momento seguimos como estábamos,
si no estamos peor.
Ante un problema que es global,
pero que hay que actuar local y globalmente.
Y actuar ya,
ya,
no para el año que viene.
En cuanto a la Pequeña Suiza
o en cuanto a las montañas del duranguesado,
pues lo sabido,
la Pequeña Suiza
cada vez es más pequeña.
¡Cada vez es más pequeña!
¡Más pequeña!
¡Con lo grande que es!
¡Una pena
que hay que convertir en motivo de alegría!
En cuanto a nuestros ríos,
pues siguen con los mismos peces gordos de siempre
y los mismos peces chicos.
¡Y es que cambia el gobierno!
¡No el poder!
¡El poder sigue igual!
¡Como siempre!
¡A lo suyo!
¡Y para los suyos y las suyas!
Respecto a los ríos,
los ríos también tienen que mejorar
con más peces pequeños 
y menos contaminación,
entre otras cuestiones.
Y solo una cosa más.
Si el presupuesto de Durango rondará los 30 millones de euros,
euro arriba,
euro abajo,
que el vecindario pueda decidir a qué destinar
600.000 euros
es el 2 por ciento del presupuesto,
por ciento arriba,
por ciento abajo.
Poco,
aunque por algo hay que empezar.
Y mucho para llamarlos presupuestos participativos.
Y es que más que a los presupuestos participativos
hay que llegar a la participación presupuestaria.
¡Que no es lo mismo!
¡Ni parecido!

De verdad y de mentira

Hay gente que nos canta las verdades
a la que no creemos
y dejamos más sola que al perro de la una
y gente que nos cuenta las mentiras
a las que damos crédito
y seguimos como ovejas
que van al matadero.
Hay gente que está más sola que una isla
y se siente más acompañada que una sardina en una banco de peces
y gente que está más rodeada que una procesión de langostas
y que se siente más sola que las lágrimas que se lloran a solas.
Hay gente que te lo deja todo sin pedirte nada a cambio
y gente que no te pide nada por no tener que dejarte algo.
Hay gente que vive sin tener miedo a la muerte
y gente que muere sin tener miedo a la vida.
Hay gente que da hasta lo que no tiene
y gente que tiene hasta lo que no da.
Hay gente que si puede te echa una mano
y si puede te echa hasta la otra
y gente que si puede te coge el brazo
y si puede te coge hasta el otro.
Hay gente que ama hasta la locura
y gente que odia hasta la salud.
Hay gente que se divierte hasta en una clase aburrida a más no poder
y gente que se aburre hasta en una aventura de las de recordar mil y una noches
y mil y un días.
Hay gente que es más vaga que la chaqueta de un guardia…
y gente que suda la camiseta
y suda hasta las de recambio.
Hay gente a la que le dura el dinero una eternidad
y gente a la que se le va en un visto y no visto.
Hay gente que es tan guapa por dentro,
que, aunque sea fea por fuera, es guapa
y hay gente que es tan fea por dentro,
que, aunque sea bellísima por fuera, es fea.
Hay gente que es una feria aparte y el alma de la misma
y gente que son parte de la feria y la misma sin alma.
Hay gente que te daría la vida aunque le cueste la muerte
y gente que te da muerte porque tu vida le cuesta.
Hay gente que se muere por tener más dinero
y gente que no vive o se desvive o malvive o sobrevive por no tenerlo.
Hay gente dispuesta a lo que sea
y gente que es lo que se dispone ser.
Hay gente que habla hasta por los codos
y gente que codo con codo hace.
Hay gente que escribe un libro y se cree un escritor
y gente que se hacen escritores aunque no escriban.
Hay gente que no llora ni en las calamidades y desgracias
y gente que no ríe ni en las bienaventuranzas y alegrías.
Hay gente que no sabe vivir sin luchar
y gente que no sabe morir en paz.
Hay gente que es de cuerpo viejo y alma joven 
y gente de alma vieja y cuerpo jovencito.
Hay gente que se ríe hasta de la muerte
y gente que se alegra hasta de la vida.
Hay gente que nada en la abundancia 
y gente que baila en la cuerda floja.
Hay gente que quiere ser más aunque tenga menos
y gente que quiere tener más aunque sea menos.
Hay gente que es revolucionaria sin saberlo
y gente que es sabia por revolucionaria.
Hay gente que sabe que dos más dos son cuatro
y gente que sabe que cuatro son cuatro gatos.
Hay gente que se muere por otros mundos posibles
y gente que no puede vivir ni en el primer mundo, ni en el segundo, ni en el tercero.
Hay gente que vive de risa por no llorar de su trabajo
y gente que vive de puturrú de fuá del trabajo ajeno.
Hay gente que se conforma con lo que hay
y gente que se hace inconformista por lo que no hay.
Hay gente rebelde por naturaleza
y gente natural por rebeldía.
Hay gente que por tener más que los demás es capaz de dejarles con menos
y gente capaz de quedarse con menos por que tengan más.
Hay gente que sabe que la lucha es el camino
y gente que sabe el camino se hace al luchar.
Hay gente,
claro que hay gente.
Gente de verdad.
Y gente de mentira.