Archivos Mensuales: enero 2019

Demos el paso

Va un paso de la pena a la felicidad,
va un paso del pasado a la posteridad,
va un paso de lo falso a la autenticidad
y de la esclavitud uno a la libertad.

Va un paso de la crisis a la prosperidad,
va un paso del silencio a la expresividad,
va un paso de lo bárbaro a la civilidad
y de la diferencia uno a la paridad.

Va un paso de la norma a la genialidad,
va un paso del complejo a la simplicidad
y de la guerra uno a la tranquilidad.

Va un paso de la duda a la seguridad,
va un paso del absurdo a la normalidad
y de los sueños uno a hacerlos realidad.

Dónde y por qué

La lucha está en la calle y también el hogar,
la lucha está en el campo y también la ciudad,
la lucha está en la cancha y también el altar
y la lucha es la lucha por nuestra libertad.

La lucha está en la empresa y también el bazar,
la lucha está en el libro y también facultad,
la lucha está en la prensa y también en el bar
y la lucha es la lucha por nuestra paridad.

La lucha está en el puerto y también en la mar,
la lucha está en la clínica y también “Alcatraz”
y la lucha es la lucha por nuestra paz, la paz.

La lucha está en tu ser y también sociedad,
la lucha está en el tiempo y también el lugar
y la lucha es la lucha por nuestra humanidad.

Cosas veredes, amigo Sancho

A cambiar un tirano obrero por burgués
le llaman hoy en día democracia, ¿qué crees!
y a nuestra vida pobre, la suya de marqués
le llaman crecimiento económico, ¿ves!

A que de en nuestras manos pasemos a sus pies
le llaman hoy en día la ley y orden, ¿qué pues!
y al terror de la guerra misión de paz, ¿doy fes!
y a la guerra al terror por nuestro, ¿o su!, interés.

A que los del imperio, y el imperio habla inglés,
le llamen hoy en día eje del mal a tres
o unos cuatro países está bien y es cortés.

Mas si el trío del eje, ¡que tan malo no es!,
nombra el mal del imperio, que es peor tal prevés,
está mal y además de estarlo es descortés.

Boca llena

Se les llena la boca a nuestros opresores,
se les llena la boca a los gobernadores,
se les llena la boca a los legisladores,
se les llena la boca a los informadores…

Se les llena la boca a nuestros represores,
se les llena la boca a los embajadores,
se les llena la boca a los enjuiciadores,
se les llena la boca a los ejecutores…

Hablando de que son democratizadores
y de la libertad e igualdad y, lectores,
son las mentiras gordas, gordas de dictadores.

Hablando de que son los pacificadores
y derechos humanos y justicia y, leedores,
son las mentiras burdas, burdas de emperadores.

Marchas y marchas

Decimos no a las marchas, las marchas imperiales.
Decimos no a las marchas, las marchas militares.
Decimos no a las marchas, a las marchas reales.
Y es que no somos nos de Dios salve a los zares.

Decimos no a las marchas, las marchas policiales.
Decimos no a las marchas, las marchas de olé a mares.
Decimos no a las marchas, marchas procesionales.
Y es que no somos nos de Dios salve a Papares.

Decimos sí a las marchas, las marchas “liberales”.
Decimos sí a las marchas, las marchas populares.
Y es que somos de marchas, marchas primaverales.

Decimos sí a las marchas, las marchas humanales.
Decimos sí a las marchas, las marchas por los pares.
Y es que somos de marchas, marchas universales.

Un poeta en un soneto

Un poeta, un poeta es todo corazón,
y un alma de palabra y una voz, voz en on
y un amor a la vida y una amable razón
y un viento de paz pura y aire libre en pulmón.

Un poeta, un poeta es todo ensoñación
y un canto a la alegría y una dulce pasión
y un artista del verso y una maga ilusión
y un mar hecho imágenes y espuma de emoción.

Un poeta, un poeta es todo sensación
y un exquisito tacto y un justo diapasón
y un sentido sensible y una cierta intuición.

Un poeta, un poeta es todo comprensión
y un feliz personaje y un humano aguijón
y un manos a la obra y una pluma en acción.

A quién, a quién

¿A quién le duele un verso? ¿A quién la poesía?
¿A quién una palabra? ¿A quién la melodía?
¿A quién la voz redonda? ¿A quién una armonía?
¿Y a quién, a quién pregunto? ¿Es a la monarquía?

¿A quién le duele un verso? ¿A quién la poetría?
¿A quién una estrofita? ¿A quién la juglería?
¿A quién la canción lírica? ¿A quién una eufonía?
¿Y a quién, a quién pregunto? ¿Es a la oligarquía?

¿A quién le duele un verso? ¿A quién la trovería?
¿A quién una rimita? ¿A quién la antología?
¿Y a quién, a quién pregunto? ¿Es a la clerecía?

¿A quién le duele un verso? ¿A quién la versería?
¿A quién una expresión? ¿A quién la sinfonía?
¿Y a quién, a quién pregunto? ¿Es a la infantería?

La mujer, asignatura pendiente

Una mujer de versos es pura poesía,
una mujer de ideas es la filosofía,
una mujer de formas es la geometría
y una mujer de números, cuentas la economía.

Una mujer de mundo es pura geografía,
una mujer de estrellas es la astronomía,
una mujer de historias es la historiología 
y una mujer del hecho social sociología.

Una mujer de curas es pura enfermería,
una mujer de ingenios es la tecnología
y una mujer de notas la musicología.

Una mujer de leyes es pura abogacía,
una mujer de lenguas es la filología
y una mujer del medio ambiente ecología.

Peor

No a Dios, a quien me tiene la espalda que cubrir
solo le pido tiempo, tiempo para escribir,
tiempo porque uno puede hasta incluso morir
por decir lo que tiene, quiere y debe decir.

Decir que esto no es vida, que esto es un malvivir,
un malvivir o incluso peor, un sinvivir,
sinvivir porque no es vida el sobrevivir
y el estar muerto en vida y así, asá resistir.

Resistir resistiendo, sin sonreír, reír
y con pena en el cuerpo y en el alma el gemir
y llorar tristes lágrimas que no suelen mentir.

Mentir porque ellas dicen la verdad sin fingir,
sin fingir que esta vida que nos hacen vivir
es peor que un ataque al corazón, latir.

Casas y casas

No a la Casa de Dios y a la pontificial.
No a la Casa, a la Blanca y a la yankee imperial.
No a la Casa del Rey y a la Casa Real.
 Y no a la que es cuartel y marcial, policial.

No a la casa de la moneda y vil metal.
No a la casa de la Bolsa y del capital.
No a la casa de la ley y leyes, legal.
Y no a la que es de la tele y radio estatal.

Sí a la casa del padre de Aresti y maternal.
Sí a la casa de ancianos y Gaztetxe e infancial.
Y sí a la que es de la mujer y feminal.

Sí a la casa de la libertad y lo igual.
Sí a la casa de la paz y justicia y tal.
Y sí a la que es humana y humanista, humanal.