Archivos Mensuales: noviembre 2018

Tiempos

Vienen tiempos de lucha y de revoluciones,
tiempos de fue un buen sueño o de realizaciones,
tiempos de, oiga, al poder las imaginaciones
y para obreros libres y libres los peones.

Vienen tiempos de guerra y pacificaciones,
tiempos de fue un buen sueño o de consecuciones,
tiempos de, oiga, al poder pueblos y poblaciones
y para tierras libres y libres las naciones.

Vienen tiempos de lucha y de transformaciones,
tiempos de fue un buen sueño o de las construcciones,
tiempos de, oiga, al poder las humanizaciones.

Vienen tiempos de guerra y reconciliaciones,
tiempos de fue un buen sueño o de las creaciones,
tiempos de, oiga al poder nos y nos, ¡qué cojones!

Mirad y ved

Empezad por abrir los ojos, compañeros,
los ojos que han estado engañados y ciegos
y mirad por vosotros fuera y en vuestros fueros
y ved que sois vascones, catalanes, gallegos…

Empezad por abrir los ojos, jornaleros,
los ojos que han estado ignorantes, no legos
y mirad por vosotros los hechos verdaderos
y ved que no sois libres, que vivís en talegos.

Empezad por abrir los ojos, mis obreros,
y mirad por vosotros las sombras y los fuegos
y ved que esto es la guerra o el amor y los eros.

Empezad por abrir los ojos, mis braceros,
y mirad por vosotros los noes y los niegos
y ved que esto es ser seres o números y ceros.

A la calle, a la calle

A la calle, a la calle como una humanidad
a gritar nos queremos libres, la libertad
y a ser seres iguales, construir la igualdad
y a hacer más el amor y a vivir en la paz.

A la calle, a la calle como una sociedad
a gritar nos queremos felices de verdad
y a ser seres justísimos, obrar la justedad
y a hacer más cosas buenas y a vivir con bondad.

A la calle, a la calle como el campo y ciudad
a gritar nos queremos sanos, con sanidad
y a ser altruistas seres y solidaridad.

A la calle, a la calle como pluralidad
a gritar nos queremos amigos de amistad
y a ser humildes seres y a mares la humildad.

Toda y todo y adelante

Toda mujer y todo hombre a las barricadas
a gritar ¡aquí estamos!, ¡aquí!, tal camaradas
y a luchar por las cosas nuestras, las más sagradas
y ¡adelante!, ¡adelante!, hasta verlas logradas.

Toda mujer y todo hombre a las algaradas
a gritar ¡aquí estamos!, ¡aquí!, tal avanzadas
y a luchar por los sueños, nuestras cosas soñadas
y ¡adelante!, queridos, como ¡adelante!, amadas.

Toda mujer y todo hombre a las asonadas
a gritar ¡aquí estamos!, ¡aquí!, tal las portadas
y ¡adelante!, ¡adelante!,  que esto es a todo o nadas.

Toda mujer y todo hombre a las “armas dadas”
a gritar ¡aquí estamos!, ¡aquí!, tal mascaradas
y ¡adelante!, ¡adelante! ¡adelante, monadas!

Dentro y fuera

Qué tristeza más grande y cuánta desazón
y vaya pesadumbre y cuánto sinsabor
y qué padecimiento y cuánta frustración
y vaya desconsuelo y cuánto gran dolor…

Qué penita más grande y cuánta conmoción
y vaya abatimiento y cuánto mal sabor
y qué insano desgarro y cuánta compunción
y vaya sufrimiento y cuánto disfavor…

Qué tortura más grande y cuánta depresión
y vaya descontento y cuánto resquemor
y qué bruto martirio y cuánta comezón…

Qué tormento más grande y cuánta picazón
da ver dentro de uno mismo a un libertador
y ver que fuera falta nuestra revolución.

Hay que…

Hay que ser más rebeldes, más revolucionarios
y luchar por amor y no por honorarios
y enfrentarse al poder y a todos los contrarios
y saber que han llegado nuestras horas y horarios.

Hay que ser agitantes, mucho más incendiarios
y llevar a la acción a una los idearios
y obrar nuestras visiones y sueños visionarios
y vivir una vida libre y de libertarios.

Hay que ser compañeros, más correligionarios
y ganarse a las masas, ser multitudinarios
y activar la protesta como contestatarios.

Hay que ser humanistas, mucho más solidarios
y hacer que mande el pueblo, no los parlamentarios
y ganar la partida a los autoritarios.

Antes antes

Antes que hacer política haz la revolución
y antes que hacer la guerra la pacificación
y antes que hacer Estado el país y nación
y antes que hacer dinero haz una buena acción.

Antes que hacer un Dios haz la humanización
y antes que hacer un reino haz pueblo y población
y antes que hacer la ley haz justicia y razón
y antes que hacer partidos haz hombres sin patrón.

Antes que hacer prisiones haz la liberación
y antes que hacer mercados haz socialización 
y antes que hacer empresas haz común producción.

Antes que hacer negocios haz el bien a un montón
y antes que hacer noticias haz libre información
y antes que hacer las Cortes haz grupo y discusión.

Y luego no hay dinero

¿De verdad hace falta tanta liberación
de ediles, concejalas en Durango…? ¿Sí o non?
¡Y la liberación de la gobernación
la entiendo y la del líder de qué y la oposición!

¡Que el gobierno requiere tiempo y dedicación
y también liderar la opositora acción!
Pero, oiga, la del resto no me entra en la razón
y me parece un gasto de más y sinrazón.

Pues vivir es a cuenta de nos, la población
y ha de ser la política siempre una vocación
y jamás y jamás en sí una profesión.

Y antes que liberar creo una obligación
dedicar tal dinero a más de una cuestión.
¡Que si hay necesidades que acucian! ¡Un montón!

Lecciones veraniegas, lecciones invernales

O antes o después como tarde o temprano
conocerás por ti y de primera mano
la cara triste que siempre tiene ese arcano
que es la vida y seguro que te harás más humano.

Y entenderás entonces, tras conocer el plano
amargo de la vida, que el dolor inhumano
de perder a un amigo, a un amor, a un hermano…
es la lección suprema de la vida, ¡en cristiano!

Pues nos enseña que hasta lo más insano
que es la muerte nos puede dar el grano más sano
si uno aprende a vivir felizmente, no en vano.

Porque hasta en el momento más duro cual malsano
hay que saber vivir gozando del verano
como de los inviernos de la vida, paisano.

Del fascista

El fascista es quien vive creando un enemigo
y quien grita que estás o contra mí o conmigo
y quien de la brutal tiranía es amigo
y quien por cualquier medio dice yo lo consigo.

El fascista es quien da mucho circo y no trigo
y quien mira por sí mismo y mira su ombligo
y quien es él primero y al resto le maldigo
y quien todo violenta y ha la fuerza de abrigo.

El fascista es quien hace el mal y a hacerlo instigo
y quien tiene sus cómplices y no quiere testigo
y quien premia a los suyos y al rival le castigo.

El fascista es quien es de al contrario le hostigo
y quien es para el pueblo todo, mas no contigo
y quien promete bienes y luego Diego digo.