Archivos Mensuales: enero 2017

Un monstruo sin par

Es un mar do el pez grande se va al chico a zampar
y la ley de la oferta y demanda es su altar
y su Dios el dinero y el vender y el comprar
y su infierno por mucho sudor poco pagar

y su cielo perder menos y más ganar
y si crece, no ahoga y si no, va hasta a apretar
y en sus crisis fascistas va a crear, fabricar…
y en sus crestas y picos rostro “humano” va a dar

y haber no ha corazón y por él va a mirar
y en la guerra asesina y en la paz va a matar
y es de libre mercado y persona apresar

y no quiere igualdad y sí diferenciar
y está a bien con el rico, con el pobre a rabiar
y es el capitalismo, que es un monstruo sin par.

Ni de ricos ni de pobres

Ser no es cosa de ricos ni de pobres votar,
mas los ricos son más de su voto dejar
en las urnas y el pobre ser es más de pasar
y así llegan los ricos al poder y a mandar.

Por qué votan los ricos debo yo preguntar
y por qué no los pobres son de voto entregar,
¿porque aquellos han mucho que perder y ganar
tienen poco los pobres? ¿Qué le voy a contar?

¿Es que el rico en las urnas mucho se va a jugar
y los pobres poquito? No soy de tal pensar
pues el pobre se juega tanto o más sin dudar.

Con los votos se pueden muchas cosas cambiar
y es así, mas el cambio es más que sufragar
y es que es sueño al principio y al final realizar.

Si no lo ha adivinado

Cree que tiene el poder y no es más que un mandado
y no está con el pueblo y está con el forrado
y le gusta a él el muro, no ver tal derrumbado
y ha mil damas al lado y es machista probado

y es un blanco y al negro le ha la mano negado
y hacer hace dinero y al hacerlo ha pecado
y le gusta la empresa y el currante explotado
y es un hombre de caca y ha un retrete dorado

y ser no es un político y es cabeza de Estado
y hace preso al trabajo y “más libre” al mercado
y no teme la guerra y la paz le ha asustado

y va contra el terror y él aterra al poblado
y ser es mujeriego y estar está casado
y ser es Donald Trump si no lo ha adivinado.

Amándonos

Me ha querido en su vida y le quiero en la mía
y me amaba y me ama y la quiero y quería
y conmigo quisiera y con ella querría
y me pudo tener y tener la tenía

y me ha dado su amor y le doy y daría
y surgir no surgió y surgir surgiría
y ser éramos dos y uno somos al día
y a mí fue ella a elegir y a ella yo elegiría

y a mí me consiguió y yo la conseguía
y yo le vine bien y a mí bien me venía
y te quiero me dice y yo igual le diría

y los dos nos gustamos y más nos gustaría
y le valgo y me vale y ambos tal nos valía
y es mi vida y la suya lo soy y lo sería.

Dos y una más

Siempre han dicho que había dos Españas, lectores,
una que era de izquierdas más o menos, señores,
y otra ya de derechas y las dos con rencores
convivían “turnándose” el poder y las flores.

Sin embargo, otra España, otra más, mis oidores,
ha nacido, una España que hacer hace peores
a las dos mencionadas y que en sí ha los olores
de qué y los nuevos tiempos que se estiman mejores.

Una España que quiere a naciones menores
consultar si desean ser de España u honores
de ser por ellas mismas y países rectores.

Una España que entiende que han de ser los amores
libres y no a la fuerza, que a la fuerza dolores
solo y solo y provocan a más de sinsabores.

Hay que haberlo vivido

Más que ser de un partido es tomar un partido
y es en sí una elección más que ser elegido
y es también vocación más que un curro escogido
y es no estar a la venta más que ser un vendido

y es hacer y cumplir más que haber prometido
y es luchar hasta el fin más que estar ya rendido
y es ser de los de abajo más que del muy subido
y es querer convencer más que haber qué y vencido

y es saber encontrarse más que haberse perdido
y es ser del bien común más que haberlo querido
y es haber despertado más que haberse dormido

y es hacer lo que es justo más que hacer lo debido
y es que ser un político es así y convencido
digo que para serlo hay que haberlo vivido.

Ha llegado la hora

Ha llegado la hora de qué y de convencer
con razones al vasco, sea un hombre o mujer,
y decirle no vale con tan solo querer
qué y ser libres, ser libres lo debemos de ser.

Ha llegado la hora de qué y de hacer saber
a los vascos que ser libres es un deber,
que no hay nada en tal lucha que podamos perder
y que de luchar juntos vamos sí o sí a vencer.

Ha llegado la hora de qué y de pretender
a más de ser vascones el ser libres, ¡joder!,
y por serlo debemos de una vez algo hacer.

Ha llegado la hora de qué y de apetecer
el ser libres y serlo es más que merecer
el ser libre y es serlo y ser libre poder.

Entre reyes anda el juego

De la Arabia Saudí a un qué y embajador
le dijeron qué cuándo va a dejar el terror
de tirar de racimo bombas, y esto es horror,
do y en Yemen y va y contesta el “señor”:

Que eso es como decirle, y no sé qué es peor,
cuándo piensa dejar de ser maltratador
y pegar a su esposa y esto deja un sabor
de boquita malísimo por ser malo y error.

Y a la Arabia Saudí, y esto no es un honor,
ha ido el rey español, y esto es flaco favor,
y le han condecorado, y esto causa pavor.

Y no ha dicho ni pío, no ha tenido el valor
de decirles que cumplan por ser bueno y mejor
los derechos humanos, y esto ya es un clamor.

Pierdes el tiempo, PNV

Dijo Otegi, el líder de la IA, ayer
que el partido jeltzale, peneuvista a saber,
quiere que Catalunya y su apuesta de hacer
qué y un buen referéndum vaya a pique, ¡joder!

Pues si gana y no llega Catalunya a perder
la estrategia jeltzale bien podríamos ver
que era mala y que el modo de obrar y proceder
era el otro, el del pueblo catalán de vencer.

Sin embargo, le digo a quien quiera entender
que la vía jeltzale sin ganar ni poder
lleva ya más de un siglo de existencia, ¡anteayer!

Pues pactar con España e igual a esta qué y ser
ya se ha visto de sobra que a utopía va a oler
y es que España jamás dará el brazo a torcer.

Aspiraciones

¿Al hacer poesía a qué siempre he aspirado?
A tener un lector o lectora a mi lado
y a ser libre y sentirme feliz ya liberado
y a decir lo que siento y también he pensado

y a dar voz a las gentes que el poder ha olvidado
y a ser hijo del pueblo y del mismo poblado
y a contar la verdad sin quedarme callado
y a obrar al hombre justo, bueno y más humanado

y a luchar contra el fuerte junto al débil, negado…
y a hacer qué y realidad lo que siempre he soñado
y a reír y llorar con quien ríe, ha llorado…

y a jugar por jugar pierda o haya ganado
y a dar mi corazón y haber mil escuchado
y a la vida que siempre de poeta han llamado.