Un perdón de verdad

En el mil novecientos treinta y siete en la villa
fue a causar un mal sueño y peor pesadilla
la bandada de aviones o mejor escuadrilla
al tirar en Durango una cuanta bombilla.

Treinta y uno de marzo era e hicieron papilla
a este pueblo tan vivo una gente muy pilla
que era amiga de Franco, de italiana cunilla
y fascista perdida en civil la guerrilla.

Y me da mucha lástima y me causa penilla
que ni España ni Italia de manera sencilla
como auténtica aún hagan una qué y visitilla

a este buen municipio, ¡y ya es hora y horilla!,
y le pidan perdón por matar gentecilla
inocente, sería buena nueva y justilla.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s