Archivos Mensuales: abril 2013

El geomántico

En un reino que estaba más que mal gobernado
fue a nacer un chaval que estaría llamado
a ser gran geomántico y en local heredado
auguraba el futuro al cliente llegado.

Hasta el mismo un buen día se acercaba el malvado
soberano queriendo conocer lo esperado
que es el tiempo futuro y el augur a lo osado
dijo al rey lo que al rey le dejaba alarmado.

Pues le dijo tu reino solo tiene pasado,
no le queda presente ni futuro, he observado
que un hijito del pueblo será jefe de Estado.

Y así fue pues el rey fue a morir encamado
y al no dar heredero se acababa el reinado
y llegó la república que era un aire aguardado.

El geólogo

En un pueblo que estaba por un rey mal reinado
fue a nacer un chaval que estaría llamado
a ser todo un geólogo y al haber terminado
la carrera estudiaba este mundo acabado.

Así fue como un día cuando había alcanzado
ya la fama el monarca, que era un tipo malvado,
le otorgaba en su área un gran premio preciado
que iba a ser por el hombre pronto y bien rechazado.

Con lo cual ese rey se sintió disgustado
a la vez que ordenaba que le fuera negado
el currar de geólogo so su reino y Estado.

De este modo la vida del científico osado
daba un cambio, no obstante, él decía inspirado
que los premios y el rey cosas son del pasado.

El geofísico

En un pueblo que había junto a un bosque sagrado
fue a nacer un chaval que estaría llamado
a ser gran geofísico y al haber alcanzado
su treintena ocurría lo que dejo narrado.

Y es que un día de invierno al pasar a su lado
el monarca del reino que era chulo y malvado
le salió desde el alma el gritarle a lo osado
la republica viva, muera el rey entronado.

Con lo cual el buen hombre iba a ser arrestado
y una vez visto el caso por un juez mal comprado
él quedaba en la cárcel por un tiempo internado.

Sin embargo su grito no quedaba olvidado
por el pueblo que amaba esa forma de Estado
en la cual uno es jefe si es que ha sido votado.

El geodesta

En un pueblo del norte cuyo nombre he olvidado
fue a nacer un chaval que estaría llamado
a estudiar geodesia y dejar bien trazado
en los mapas el globo y fue todo un dechado.

Un buen día de abril de él quedaba prendado
un monarca, un mal rey que era necio y malvado,
sin embargo el buen hombre, maricón afamado,
no le amaba, no quiso ser su amante y amado.

Con lo cual el monarca al quedar rechazado
fue a perder la cabeza y ya todo alocado
se quitaba la vida con un tiro atinado.

De este modo al no haber heredero dejado
se perdió para siempre esa forma de Estado
en la cual uno reina desde el trono nombrado.

El geobotánico

En un pueblo que estaba en el sur asentado
fue a nacer un chaval que estaría llamado
a ser geobotánico y saber del nombrado
vegetal y la tierra donde sale plantado.

Un buen día estudiando una especie en un prado
divisaba a un monarca paseando abrazado
de otro tipo, de un gay y él estuvo apropiado
al grabarle en un video que fue pronto colgado.

En la red y ese rey al saberse pillado
intentó por mil medios el dejarle matado
a aquel ser que lo había con el móvil grabado.

Y el buen hombre moría cómo no asesinado,
mas el rey que lo había con su armita palmado
acababa en prisión para siempre enceldado.

El genetista

En un pueblo que estaba por el hambre mermado
fue a nacer un chaval que estaría llamado
a ser gran genetista y al haber alcanzado
la treintena ya estaba más que bien colocado.

Así fue como dijo a un monarca enfermado
que los genes de un regio siempre tienen grabado
la maldad y por ello iba a ser acosado
por el rey que venganza ya le había jurado.

De este modo un buen día que él estaba sentado
en un parque el monarca que pasaba a su lado
lo mató con un tiro a la nuca apuntado.

Pero el pueblo que es listo una vez enterado
del asunto rebelde a la vez que ya armado
en la calle acababa con la forma de Estado.

El gemólogo

En un pueblo que estaba por la flora tomado
fue a nacer un chaval que estaría llamado
a ser todo un gemólogo y ya bien licenciado
por un listo joyero él fue a ser contratado.

Así fue como un día un monarca malvado
al local donde estaba plenamente afanado
se acercaba queriendo que quedara arreglado
un bastón que ya estaba de unas gemas privado.

Una vez arreglado dijo al rey depravado
qué costaba y el mismo al sentirse estafado
con un buen bastonazo le dejaba matado.

Al saberlo el gentío y quedar ya juzgado
el monarca en la cárcel iba a ser internado
a la vez que acababa así el reino y Estado.

El funcionario

En un pueblo bañado por un mar azulado
fue a nacer un chaval que estaría llamado
a ser buen funcionario y al haber alcanzado
la treintena tenía ya su puesto ganado.

Un buen día de otoño con el cielo nublado
al salir a correr por un parque cuidado
le pillaba infraganti a un monarca malvado
que le hacía a una puta lo que dejo callado.

Y ese rey al saber que le había sacado
una foto intentó que no fuera editado
tal recuerdo en imagen en los medios, errado.

Fue su intento y el pueblo al quedar enterado
de que había en el trono a un cabrón entronado
le quitaba del mismo y cambiaba el Estado.

El forense

En un pueblo que estaba por un rey sojuzgado
fue a nacer un chaval que estaría llamado
a acabar de forense y por ello encargado
iba a ser de un mal caso que le había tocado.

En el cual descubría que al monarca malvado
que reinaba en su reino se lo habían cargado
con un fuerte veneno y el culpable pillado
iba a ser por la pasma que lo había trincado.

Nada menos que el príncipe era el tipo apresado
y aunque quiso la corte el dejarle librado
de ese mal por el juez iba a ser condenado.

A su celda llegaba al de un tiempo pasado
el forense al saberse que le había robado
al monarca ya muerto un gran diente dorado.

El fonólogo

En un pueblo que había ya a la historia pasado
fue a nacer un chaval que estaría llamado
a ser todo un fonólogo y al haber acabado
sus estudios estuvo en un tris colocado.

Sin embargo un buen día que no estaba afanado
y que fue hasta la playa ya en la arena tumbado
iba a ver en el agua casi, casi ya ahogado
a un mal rey que no andaba por su gente cuidado.

Sin pensarlo un segundo con estilo y a nado
lo alcanzaba y le dijo yo te dejo salvado
si tu acabas hoy mismo con tu trono y reinado.

A lo cual accedía ese rey tan malvado
que ya a salvo y en tierra dejaría negado
ese trato que había con engaño sellado.